Despliega el menú
Zaragoza

​La nueva crecida del Ebro preocupa a los pueblos de la ribera zaragozana

Los municipios de Novillas, Pradilla y Gallur, entre otros, toman medidas ante la avenida.

La nueva crecida, este martes a su paso por Zaragoza
​La nueva crecida del Ebro preocupa a los pueblos de la ribera zaragozana
Guillermo Mestre

Los alcaldes de los pueblos zaragozanos más próximos al Ebro están expectantes y preocupados ante las inundaciones que puede provocar la nueva crecida del Ebro, que se espera supere las tres avenidas que ya ha registrado este mes de febrero y pueda alcanzar los 2.300 metros cúbicos por segundo.

José Ayesa, alcalde de Novillas, un pueblo limítrofe con Navarra que será el primero en recibir la punta de la crecida, ha dicho que están trabajando para evitar que las casas más próximas al cauce se inunden, como ocurrió a primeros de mes, cuando el agua entró en catorce viviendas.

"Estamos poniendo mamparas y barreras para defender el casco urbano y evitar que el agua entre en alguna casa", a recalcado el alcalde, quien ha resaltado que el río tiene esta mañana unos 6,40 metros de altura y ha mostrado su preocupación por que esta crecida va a ser "bastante grande".

El municipio de Novillas ha sido uno de los más afectados por las crecidas del río este mes de febrero y el agua, que ha anegado más de mil hectáreas, ha obligado a evacuar tres granjas de ganado vacuno.

En Pradilla, otro de los pueblos afectados por las riadas, los vecinos están igualmente expectantes ante la nueva crecida del río y esperan que las motas (muros de tierra de defensa) aguanten la subida del agua, ha indicado a Efe su alcalde, Luis Eduardo Moncín.

Este municipio, donde hay unas 300 hectáreas de huerta anegadas por las crecidas de las semanas pasadas, ya tuvo que ser evacuado en 2003 a causa de otra gran crecida.

Antonio Liz, alcalde Gallur, ha señalado que su pueblo, en el que se han inundado más de 400 hectáreas, dispone de medios y está bien protegido para afrontar estas situaciones. Las crecidas de este mes de febrero han reavivado la polémica sobre el estado del cauce del Ebro, a cuya falta de limpieza los alcaldes y agricultores culpan de la gran incidencia que ahora tienen las avenidas con menos cantidad de agua.

El agricultor Antonio Menero, de la Plataforma de Afectados por las Inundaciones, ha afirmado a Efe que ahora el Ebro "va por todos los sitios menos por donde tiene que ir" y ha calificado de "vergüenza" la situación de "dejadez" y "abandono" en la que se encuentra el cauce. "Esto ya es insoportable", ha añadido este agricultor de Gallur, donde hay cientos de hectáreas anegadas y se han perdido muchos cultivos, sobre todo de cereal, por lo que ha reclamado ayudas de las administraciones.

Tras exigir a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y al Gobierno que limpien el cauce, ha explicado que los fondos del río se han elevado hasta dos metros en algunas zonas y que hay presas naturales (islas) que provocan las inundaciones de los campos.

El Ebro registraba a las 10.00 horas una altura de 3,49 metros y un caudal de 485 metros cúbicos por segundo en Miranda de Ebro (Burgos); en Castejón (Navarra), 6,48 metros y 1.578 m3/s, en estos dos casos con tendencia ascendente; mientras que en Zaragoza alcanzaba 4 metros y 1.352 metros cúbicos por segundo, según el Sistema de Información Hidrológica de la CHE.

La Confederación prevé un episodio de avenida extraordinaria en el tramo medio del Ebro, en las comunidades de Navarra y Aragón, a partir de este jueves por las aportaciones de los ríos Arga y Aragón y la fusión de nieve desde las cabeceras del Ebro hasta la del Gállego. En Castejón, la punta de la crecida podría situarse el próximo viernes en torno a 2.300 m3/s, aunque no se descarta que sea superior si se cumple el episodio de lluvias anunciado, y llegará a la provincia de Zaragoza el próximo domingo.

Etiquetas