Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Hacienda dice que Zaragoza es la gran ciudad que menos destina a programas sociales

El Ministerio concluye que también es la que menos gasta en servicios públicos, además de la tercera en deuda por habitante.

El informe sobre los costes de los servicios públicos que acaba de elaborar el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas no ha dejado en buen lugar al Ayuntamiento de Zaragoza, si se comparan sus resultados con los del resto de los municipios de más de 500.000 habitantes. El documento indica que de las seis grandes ciudades, la capital aragonesa es la que menos destina a programas sociales y a servicios públicos. El gobierno municipal rechazó los resultados y aclaró que, a diferencia del resto, no se han computado los gastos de personal.

Los datos son un adelanto del informe de coste efectivo de los servicios públicos que se presentará en 2015 y tiene en cuenta las liquidaciones de los presupuestos de 2013 que fueron facilitados por las entidades locales. Las diferencias entre ciudades son notables. En actuaciones en materia de protección y promoción social, el Ayuntamiento destinó 45,8 millones en 2013 (67 euros por habitante). Frente a esta cifra, Madrid gastó 343,2 millones (107 por habitante), Barcelona liquidó 218,5 millones (136 por habitante) y Valencia, 61,7 millones (78 por habitante). La ciudad más social es Sevilla (134 millones, 192 euros por habitante). Málaga gastó 49,5 millones (87 por habitante).

Respecto a la prestación de servicios básicos (limpieza o transporte urbano), las diferencias entre Zaragoza y el resto también son muy acusadas. En este sentido, si la capital aragonesa destina 108,1 millones (159 euros por habitante), Madrid llega a 1.900 millones (592 por habitante) y Barcelona a 1.086 (674 por habitante). Valencia (380 euros), Sevilla (394) y Málaga (507) también superan ampliamente a Zaragoza.

Frente a estos datos, en materia de deuda Zaragoza se queda tercera (70,5 millones, 103 euros por habitante). Madrid, que destinó en 2013 1.331 millones a su servicio de deuda (415 euros por habitante), lidera el ranquin. Le sigue Valencia (112 millones y 142 euros por habitante). Por detrás de Zaragoza están Málaga, que pagó 57,5 millones a los bancos (101 euros por habitante) y Sevilla (49,3 millones y 70 euros por habitante).

Para el PP las cifras son "extraordinariamente alarmantes". "Los datos nos dan un criterio muy real de cómo se hacen las cosas en Zaragoza", dijo el edil del PP Jorge Azcón, que destacó que "hay ciudades que nos triplican en gasto social y la mayor parte casi nos duplican". Por este motivo señaló que va a solicitar la comparecencia del vicealcalde, Fernando Gimeno, para que explique todos estos datos.

Ante las diferencias tan acusadas entre Zaragoza y el resto de las ciudades, Fernando Gimeno negó la mayor. "Hay más de 300 millones sin imputar. Han metido la pata estos del PP", afirmó. Indicó que el motivo de que las cifras de Zaragoza sean extraordinariamente bajas es que no están incluidos los gastos de personal.

En este sentido, destacó que el Ministerio de Hacienda revela que la capital aragonesa destina 333,5 millones (486 euros por habitante) a actuaciones de carácter general frente a los 398,4 millones de Madrid (124 euros por habitante). Por comparar con una ciudad más próxima a la población de Zaragoza, frente a los 333,5 millones, Valencia gasta 92,2 millones.

Gimeno dijo que esto demuestra que no se han utilizado parámetros equiparables entre las distintas ciudades, por lo que no se puede comparar la situación de Zaragoza con la de otras grandes ciudades. Indicó que el próximo año la capital aragonesa podrá computar en sus programas sociales y en el resto de los servicios los gastos de personal, al haber elaborado el presupuesto por programas, tal y como establece la ley, en lugar de por áreas.

Gimeno insistió en las diferencias con otras ciudades, como por ejemplo la deuda de las sociedades públicas del Ayuntamiento de Sevilla o la existencia de consorcios para gestionar los servicios de transporte urbano. "No es posible una comparación", afirmó.

Etiquetas