Despliega el menú
Zaragoza

"En el huerto se puede aprender tanto como en clase"

El colegio Hilarión Gimeno logra el segundo premio en un concurso nacional de huertos escolares.

Niños en el huergo del Hilarión Gimeno
"En el huerto se puede aprender tanto como en clase"

En un rincón del patio del colegio Hilarión Gimeno de Zaragoza crecen acelgas, coles, patatas, ajos, plantas aromáticas, cereales y hasta fresas (cuando es la temporada). Los alumnos aprenden y disfrutan con el huerto: siembran, recogen y dan alguna clase entre las hortalizas y verduras. Ahora, el trabajo voluntario de padres, profesores y niños hortelanos ha recibido un premio.

El huerto escolar del Hilarión Gimeno ha ganado el segundo premio en el I Concurso de Huertos Escolares Ecológicos, promovido por la Asociación Vida Sana y la Fundación Triodos. La profesora coordinadora del huerto escolar el curso pasado, Pilar Trujillo, acudirá este domingo a la entrega de premios en la Feria BioCultura de Madrid.

Más de 150 colegios han participado en este concurso. El huerto del Hilarión Gimeno ha recibido el segundo premio en la categoría de Primaria (el primero ha sido para un colegio de Murcia). "El premio es para 'El jardín de la alegría', del Hilarión Gimeno, donde el huerto es un aula más del centro, un espacio de la naturaleza donde crecer como personas", ha destacado el jurado.

"Estamos muy contentos con el premio. El huerto es un proyecto de toda la comunidad educativa, en el que colaboran familias, profesores y niños. Es un espacio de convivencia y un lugar para aprender. En el huerto se puede aprender tanto como en clase. Además de plantar y recoger, se hacen actividades relacionadas con distintas materias. Recogemos insectos, plantas y piedras para observar en el microscopio. Hacemos trabajos de arte, poesías, problemas matemáticos...", cuenta Pilar Trujillo.Época de plantación

Un pequeño grupo de padres, madres y abuelos se encargan del cuidado constante del huerto tres días a la semana. Los profesores colaboran y acuden con los alumnos varias veces durante el curso para plantar (hace unos días, los pequeños de Infantil plantaron ajos), recoger y hacer otras actividades. Después, los niños se llevan los productos a casa y algunos se regalan a familias con necesidad del centro.

"A principio de curso tocar arreglar el huerto tras el verano, limpiar las malas hierbas y plantar. Todos los niños del colegio, desde 1º de Infantil hasta 6º de Primaria pasan por el huerto", explica Gloria Lázaro, la madre coordinadora del huerto. "Al principio, cuando empezó el proyecto, yo no tenía mucha idea. Buscaban padres voluntarios y me apunté. Hemos ido aprendiendo poco a poco", cuenta.

El huerto del Hilarión nació en 2006. Tras las obras de ampliación del colegio, quedó un espacio vacío en el patio. Poco a poco, ese hueco ha ido creciendo hasta convertirse en un frondoso huerto. Tras la Expo, los padres y profesores encargados del huerto trajeron plantas aromáticas de la muestra y baldosas que han servido para hacer caminos.

El siguiente proyecto, con los 500 euros del premio, puede ser hacer un pequeño invernadero.

Etiquetas