Zaragoza

Heraldo Saludable

​La Plataforma de Salud Mental vuelve a reunirse con el Justicia

“Vamos a seguir luchando por que las unidades permanezcan en los barrios”, afirma el colectivo.

La Plataforma de Salud Mental sigue decidida en el ‘no’ al proyecto de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón de fusionar las seis Unidades de Salud Mental (USM) del Área II de Zaragoza en tres únicos centros, los de Sagasta, Valdespartera y San José. 

Dentro de las acciones de este colectivo y al objeto de conocer más sobre la situación de esta planificación, representantes de la plataforma volvieron a reunirse este miércoles, y ya es la tercera, con el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente.

La Plataforma de Salud Mental recurrió al Justicia el año pasado, institución que se hizo eco en su memoria de 2013 de las dudas que suscitaba esta nueva planificación de servicios y los perjuicios que podría suponer para los pacientes, y demandó información a la Consejería de Sanidad hasta en cuatro ocasiones.

Finalmente, en el mes de julio el Gobierno de Aragón respondió informando de que la redacción final de este plan de reestructuración aún no se había puesto en marcha, y desde el Justicia se volvió a solicitar que en el momento en que sea redactado dicho plan se proporcionase una copia de su contenido, de lo que hasta el momento no se tiene noticia.

Así las cosas, desde la Plataforma insisten en que se va a “seguir peleando por que las unidades de salud mental se queden en los barrios y por reivindicar una atención sanitaria de calidad e integral para estos pacientes”, dice María Ángeles Cardiel, presidenta del consejo de Salud Torrero-La Paz, quien subraya que esta reordenación de servicios “supone ir en contra de todo lo recogido por la Organización Mundial de la Salud, pues está reconocido que los servicios sanitarios tienen que estar lo más cercano a las poblaciones”.

Desde esta plataforma se hace hincapié en que “los pacientes de salud mental son pacientes específicos que necesitan mucho seguimiento”, y advierten de que esta reagrupación “implicará que pacientes de Rebolería se tendrán que trasladar hasta Sagasta, o los de las zonas de Casablanca, Torrero y La paz tendrán que ir hasta Valdespartera. Es desplazar a los enfermos cuando la atención sanitaria tiene que estar en los barrios”.

Asimismo, consideran que el centro Pablo Remacha, que daría servicio a los pacientes de San José y Las Fuentes, “no reúne las condiciones necesarias porque no hay espacio físico”.

Etiquetas