Zaragoza

Pendientes de los semáforos de Independencia

El Observatorio de la Bicicleta critica que las partidas reservadas para políticas ciclistas en 2014 apenas se han ejecutado

Pendientes de los semáforos de Independencia
Cintia Sarría

Se han solucionado algunos problemas (las discontinuidades en el Coso o en Corona), pero han surgido otros nuevos. Así, cuando por fin se arregló el cruce de Sagasta con Goya, la asociación Acera Peatonal protestó porque se invita a las bicis a circular por el bulevar central del paseo a escasos centímetros de un área de juegos infantiles.

Las bicis siguen generando problemas para los viandantes cuando circulan a una velocidad excesiva por áreas peatonales o cuando lo hacen por aceras indebidas de toda la ciudad. El nuevo reglamento, que la DGT está ultimando y se espera para el próximo mes de septiembre, pondrá coto a estas prácticas dado que prohibirá la circulación por las aceras, en la misma línea en la que se expresó el TSJA en una reciente sentencia que enmendaba la plana a la ordenanza municipal.

No obstante, parece que la nueva norma de Tráfico abrirá la mano a que cada Ayuntamiento decida sobre sus propias zonas peatonales o –lo que es lo mismo– a que en Zaragoza sea el área de Servicios Públicos el que diga cómo se ha de circular por la calle Alfonso o por la plaza del Pilar. Esta era una de las principales alegaciones que presentaron los colectivos ciclistas, que pedían que se diferenciara entre aceras y zonas peatonales, y se mantuviera la prohibición en las primeras, pero se respetara la autonomía municipal en el segundo caso. En las calles peatonales, las bicis no tienen posibilidad de buscar recorrido alternativos, así que los usuarios tendría que bajarse y caminar con el velocípedo en la mano. Entre los tilos

Donde sí hay alternativas –y muchas– para la circulación ciclista en el paseo de la Independencia que continúa siendo un ‘punto caliente’ de la ciudad. La solución de la ‘acera bici sugerida’ (las marcas discontinuas entre los tilos) no convence a los peatones ni a los aficionados a los pedales porque les disuade de utilizar un calzada pacificada, recta, llana y sin obstáculos. Así, desde el Observatorio de la Bicicleta se vuelve a pedir la instalación de semáforos intermitentes para ciclistas, que la concejal de Movilidad, Carmen Dueso, se comprometió a estudiar. De momento, ya se han instalado estas señales –que permiten continuar a las bicis en cruces con buena visibilidad– en el Coso y el Camino de las Torres. En Independencia parece que se retrasan por su elevado coste –hay ocho cruces–, que se calcula en unos 30.000 euros. 

El Observatorio en su próxima cita de septiembre los volverá a solicitar, así como que se ejecuten la partidas reservadas a las políticas ciclistas (350.000 euros en Servicios Públicos) que, a falta de cuatro meses para terminar 2014, apenas se han tocado.

Etiquetas