Despliega el menú
Zaragoza

Villanueva de Gállego, Cariñena, Mezalocha, Longares, Mozota y Muel recibirán agua de Yesa en 2016

La empresa estatal Acuaes prolongará el ramal del Huerva y construirá uno nuevo en el Gállego que también llegará a Villamayor.
La sociedad espera licitar las obras a finales de este año y empezarlas a mediados de 2015

La empresa estatal Acuaes espera licitar a finales de este año las obras para llevar agua de Yesa a Villanueva de Gállego y a cinco municipios de la zona del Huerva: Cariñena, Longares, Mezalocha, Mozota y Muel. Los técnicos de la sociedad que absorbió la antigua Acuaebro ya han redactado los nuevos proyectos para conectar esas seis localidades con el abastecimiento a Zaragoza y su entorno, y si se cumplen sus previsiones las nuevas tuberías estarán terminadas a lo largo de 2016.

Para suministrar caudales del Pirineo a Villanueva de Gállego habrá que construir un nuevo ramal que nacerá de la red municipal de Zaragoza y que también irá a los depósitos de Villamayor –aunque este municipio ya bebe agua de Yesa a través de la capital aragonesa, se le va a dotar de una segunda toma–. Por su parte, Cariñena, Longares, Mezalocha, Mozota y Muel se beneficiarán de una prolongación del ramal del Huerva, la tubería que actualmente llega a otras seis localidades situadas en ese mismo corredor.

En 2001 y 2005, los seis municipios a los que ahora se va a llevar agua de Yesa se quedaron sin ayudas europeas para conectarse al nuevo abastecimiento desde el Pirineo. Eso impidió incluirlas en los ramales que se han ido construyendo desde entonces. Sin embargo, a principios de esta legislatura el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la sociedad Acuaebro firmaron un nuevo convenio de gestión que permitió retomar las actuaciones con fondos del Gobierno central transferidos a la empresa estatal.

Los técnicos de Acuaes han tenido que redactar de nuevo los proyectos, ya que los que llegaron a aprobarse en 2002 requerían numerosas modificaciones. En ambos casos, las obras se financiarán al 50% con fondos públicos y con un préstamo que luego se devolverá mediante la tarifa que pagarán los municipios por el agua.Un nuevo ramal en el Gállego...

En el nuevo ramal del Gállego la inversión prevista asciende a 6,7 millones de euros, aunque es previsible que en la licitación se consiga una baja importante. La tubería partirá del polígono industrial de Malpica y discurrirá durante aproximadamente 20 kilómetros. Para llegar a Villamayor y a Villanueva, el agua necesitará ser bombeada.

Según explican fuentes de Acuaes, el nuevo proyecto se encuentra en fase de supervisión y está previsto sacarlo a concurso a finales de 2014 –probablemente, en noviembre–. Las obras tienen un plazo de ejecución de 12 meses y si todo va bien podrán comenzar hacia la primavera del año que viene, lo que significa que estarían acabadas en 2016 para esas mismas fechas....y se prolongará el del Huerva

Por su parte, la ampliación del ramal de Huerva se ha presupuestado en 10 millones de euros a la espera del ahorro que pueda lograrse en el concurso. Los trabajos consistirán en prolongar la tubería actual partiendo de la derivación de las tuberías que abastecen a Botorrita y a Jaulín.

El agua de Yesa fluirá por gravedad hasta los depósitos municipales de Mozota, Muel, Mezalocha y Longares, pero la conducción a Cariñena precisa un bombeo adicional  de casi seis kilómetros. La longitud total de la tubería principal desde el punto de conexión será de aproximadamente 28 kilómetros, a lo que hay que añadir casi seis kilómetros de ramales secundarios.

Desde Acuaes detallan que este otro proyecto también está en fase de supervisión. Al igual que el del Gállego, se espera licitarlo a finales de 2014 –en este caso, en diciembre– y los trabajos podrían comenzarse a mediados del año que viene. El plazo de ejecución es de 15 meses, por lo que estarían acabados a finales de 2016.

El alcalde de Villanueva de Gállego, Jesús Gayán, se muestra satisfecho con los avances en la tramitación de ambas actuaciones. «Nos han asegurado que las obras se sacarán a concurso en noviembre –destaca–. Una vez que se dé ese paso nos quedaremos tranquilos porque ya será cuestión de tiempo que las empiecen y que las acaben».  

El regidor de Cariñena, Sergio Ortiz, también celebra las noticias que le van llegando de Acuaes. «Tanto nosotros como los pueblos de alrededor estamos esperando el abastecimiento desde Yesa como agua de mayo –subraya–. Hace dos veranos nos falló un pozo y las pasamos canutas, por no hablar del dineral que nos gastamos en bombear el agua».Épila lo estrenó el 1 de agosto

El último municipio en incorporarse al abastecimiento desde el Pirineo ha sido Épila. Lo hizo el 1 de agosto, aunque un exceso de turbidez en el suministro ha obligado a interrumpirlo y volver al antiguo porque la nueva potabilizadora no ha podido tratar el agua y dejarla en condiciones adecuadas.

Etiquetas