Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Belloch: "No me presentaré a la reelección si no me respalda Sánchez"

El único alcalde que el PSOE mantiene en una gran ciudad aún no ha decidido si se presentará a las elecciones de 2015.

Belloch, en una imagen de archivo
Belloch: "No me presentaré a la reelección si no me respalda Sánchez"
A. Alcorta

Juan Alberto Belloch es el único alcalde que el PSOE mantiene en una gran ciudad, Zaragoza, y aunque aún no ha decidido si se presentará a la reelección en las elecciones de 2015, tiene claro que sólo lo hará si cuenta con el apoyo expreso del nuevo secretario general de su partido, Pedro Sánchez.

Tras ser ministro de Justicia e Interior con Felipe González, Belloch se decantó por la política municipal y después de 15 años en el Ayuntamiento de Zaragoza, cuatro en la oposición y 11 como alcalde, admite que los últimos tres años han sido complejos al encabezar un gobierno en minoría y tener "la sensación" de no contar con el respaldo de la Ejecutiva federal.

Asegura que no está esperando que el partido le pida que repita, sino llegar a la conclusión de que es la persona adecuada para ser el candidato en las actuales circunstancias y contar con el apoyo político del líder del PSOE aragonés, Javier Lambán, que cree que tiene, y de Pedro Sánchez, con quien ya ha pedido reunirse porque esas conclusiones solo se pueden extraer mirando a la persona, no por teléfono.

"Me importa muchísimo para mi decisión lo que opinen realmente ellos, y una vez se complete ese círculo probablemente tendré que tomar ya una decisión, pero todavía no", afirma Belloch, quien asegura que si no cuenta con ese apoyo "desistiría sin más".

No obstante, tiene la impresión de que para Zaragoza iría mejor una persona con un perfil más parecido al del propio Sánchez y específicamente una mujer, y cree que serían excelentes candidatas la concejala Carmen Dueso, la europarlamentaria Inés Ayala, la diputada en el Congreso Pilar Alegría o la secretaria de Ordenación del PSOE-Aragón, Eva Sáenz, pero "se tendrán que lanzar y arriesgarse".

Además, vaticina que el trabajo del próximo alcalde puede ser "muy complicado" porque existe la posibilidad de que haya cinco o seis grupos municipales, con lo que el "follón sería verdaderamente increíble" y para gestionar esa situación la experiencia de este mandato puede ser útil.

También vislumbra un panorama complicado para formar un gobierno autonómico y ve a Lambán capaz de arrebatar la presidencia de Aragón a Luisa Fernanda Rudi, pero cree que le "tocará sufrir" porque tendrá que formar una coalición "compleja".

Considera, además, que en estos momentos, a menos de un año de las elecciones, no se pueden cambiar "las reglas del juego" como plantea el PP para que el alcalde sea el candidato más votado, porque eso se debe plantear el primer año de legislatura, "con calma", y además es partidario del mecanismo francés, con segunda vuelta.

Belloch asegura que en este tercer mandato, con solo 10 concejales de los 31 que tiene el ayuntamiento de Zaragoza, obtener mayorías para sacar adelante los asuntos fundamentales de la ciudad, como los presupuestos, no ha sido sencillo, pero lo más importante, en su opinión, ha sido conseguir mantener el gasto social sin despedir a ningún empleado público.

Regenerar la democracia

También afrontar una cuestión que le "obsesiona", cómo regenerar la democracia sin necesidad de acudir a los mecanismos "anacrónicos" de Podemos, porque los ciudadanos ya no se conforman con votar cada cuatro años y es necesario impulsar un contacto directo en la toma de decisiones, además de la "transparencia", con una ordenanza que se aprobó antes que la norma nacional.

"Esas son las dos líneas políticas que hemos intentado seguir y que van a ser el futuro", insiste Belloch, quien se muestra crítico con algunas de las propuestas de regeneración democrática que hizo Rudi en el reciente debate del estado de la Comunidad.

Entre ellas reducir el número de diputados autonómicos y acortar las campañas electorales, porque a su juicio tienen más que ver con perjudicar a las minorías, mientras que la supresión del aforamiento requiere una reforma del Estatuto y la ve "imposible".

Sí comparte con Rudi impedir que en las listas haya personas afectadas por la apertura de un juicio oral, no ya imputados, y considera que los partidos deberían tomar medidas más enérgicas contra la corrupción "sin excepciones", pero en su opinión, los casos se "magnifican" por instrucciones "incompetentes" y porque los partidos se dedican a descalificar al adversario todos los días.

La regeneración política, porque para Belloch su oficio se está convirtiendo en algo "profundamente desagradable", es uno de los asuntos que en su opinión deben tratar el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Pedro Sánchez, que se reúnen el próximo lunes y sin duda, dice, deberían llegar a un pacto sobre Cataluña.

"Terrorismo e integridad territorial son dos temas en los que no nos podemos permitir la más mínima broma", subraya Belloch, quien ve con poco optimismo la reunión que mantendrán Rajoy y el presidente de Cataluña, Artur Mas, el 30 de julio, y tiene la sensación de que no es un primer paso en serio y de que "lo que quieren es que no les digan que no lo han intentado".

Para Belloch, es "imposible" que Cataluña celebre un referéndum soberanista y no es tan complicado impedirlo "sin mandar a la Guardia Civil ni cosas de esas que algún bruto dice", por la vía de del Tribunal Constitucional o de suspender la competencia en materia electoral de la comunidad, ninguna otra.

"Lo que no sé es por qué está estirando tanto la cuerda Mas" porque si no hubiera llegado tan lejos era "perfectamente imaginable" que antes o después se hubiera podido llegar a algún tipo de pacto fiscal, pero eso ya no le basta y el final será "la frustración total".

Etiquetas