Zaragoza

Una escuela para agricultores llega a Zaragoza

Se han seleccionado a 66 personas de entre más de un centenar de solicitudes recibidas.

Una escuela para agricultores llega a Zaragoza

Continúa la fiebre verde que parece haber invadido a los aragoneses. Cada vez son más habituales los huertos urbanos como forma de entretenimiento y ahora, gracias a este nuevo proyecto englobado en el Programa Life+, cofinanciado por la Unión Europea, el Ayuntamiento de Zaragoza pretende fomentar la agricultura ecológica de proximidad.

Este lunes comenzaba el módulo introductorio de la 'Escuela Agrícola KM 0' que se desarrollará hasta el 11 de julio y tendrá una duración de 40 horas. Tan solo una tercera parte de los 66 alumnos actuales pasará a la siguiente fase que tendrá lugar en septiembre y que constará de una formación específica de 250 horas para la incorporación a la agricultura ecológica profesional.

El encargado de inaugurar oficialmente la programación de la escuela fue Ismael Sanz, de la revista 'Soberanía Alimentaria, diversidad y culturas', que ofreció una charla sobre la importancia de la sostenibilidad: "La agricultura puede ser una actividad a través de la cual aportar nuestro granito de arena para lograr un mundo más justo y más solidario; o ser un agro-negocio industrial en el que lo único que te importa es la producción", explica. Es por ello que la jornada comenzaba con esta charla sobre la importancia de la labor del agricultor: "A un ingeniero, un arquitecto o un abogado lo necesitas tres veces en la vida, a un agricultor lo necesitas tres veces al día".

El objetivo de esta Escuela Agrícola, ubicada en la antigua Azucarera de Zaragoza, es recuperar parte del suelo fértil peri-urbano de la capital y adaptarlo a la agricultura natural y a un consumo de proximidad. Hasta 120 solicitudes fueron remitidas al departamento de Medio Ambiente del consistorio, de las cuales se han aceptado 66. En cuanto al perfil de los participantes cabe destacar que el 80% son hombres, y la amplia variedad en cuanto a las edades. El 45% tienen entre 25 y 35 años; y el 40% entre 35 y 50; es decir, nuevas generaciones de eco-agricultores que servirán para rejuvenecer al sector aragonés.

"La respuesta ha sido fabulosa y es una muestra de que la gente joven se quiere dedicar a la agricultura como profesión y no simplemente tener un huerto para pasar el rato", explica Olga Conde del Ayuntamiento. El compromiso con la UE es crear 25 puestos de trabajo y 75 hectáreas de producción hortícola ecológica, así como recuperar variedades hortofrutícolas perdidas antes del 31 de diciembre de 2016.

Otro de los objetivos de la escuela es fomentar el cooperativismo, por lo que el Ayuntamiento de Zaragoza tratará de conseguir tierras próximas entre sí, "para que puedan compartir maquinaria o turnar los cultivos". También, dentro de un servicio de acompañamiento y asesoramiento gratuito, se creará una marca que diferencie estos productos a la hora de comercializarlos.

Jóvenes, emprendedores y con muchas ganas

Desde la organización de la Escuela Agrícola aseguran que a todos los participantes les une una "vocación emprendedora", además de su gusto por el campo. "Para iniciarse en este mundo hace falta motivación y tenerlo muy claro porque esto es un empleo que requiere de muchas horas y muchas ganas", explica Mónica Herrera, coordinadora la Escuela Agrícola y miembro del Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI).

De momento, ganas no les faltan: "Quiero ganarme la vida con esto y crear una riqueza para nuestra ciudad", asegura Aitor, que ha "mamado" la agricultura y la ganadería desde pequeño. Por este mismo motivo se apuntaba Cristina, quien se ha decidido por el autoempleo porque, entre otras cosas, la ciudad le causa "claustrofobia": "Quiero trabajar por mi cuenta y siempre he vivido en un entorno rural. Estoy muy ilusionada", asegura.

Aunque él ya tiene un empleo, en el caso de Marcos la idea es sacarle partido a sus bienes: "Tierra ya tengo, me falta la formación", explica el administrativo. "Como trabajo a media jornada la idea es compaginarlo al principio aunque me encantaría dedicarme al campo de manera ecológica en un futuro", añade.

Entre tantos jóvenes, también hay participantes decididos a hacerse un hueco en el sector, aunque con algún año de más. Es el caso de Pedro y Pilar, un matrimonio de La Puebla de Alfindén a los que resulta difícil ganar en ilusión: "Nos encanta el campo y es una experiencia nueva que nos va a venir muy bien", explica Pedro, de 57 años, que se ha dedicado toda su vida al sector financiero pero que llevaba un año en paro. Su mujer, Pilar, de 54 llevaba desde los 15 " trabajando como auxiliar administrativa hasta perder el empleo hace tan solo unos meses. "No nos lo habíamos planteado nunca pero no hay trabajo y nosotros estamos felices en el campo que tenemos en Montañana", asegura la zaragozana.

Este es tan solo el primer paso para que sus sueños se hagan realidad, ya que muchos de ellos podrían dedicarse profesionalmente a la agricultura ecológica en tan solo unos meses.

Etiquetas