Despliega el menú
Zaragoza

La ONU estudia mantener la Oficina del Agua en Zaragoza

Ya se han producido contactos entre Naciones Unidas y el Gobierno de España.

La Casa Solans, sede de la oficina.
La ONU estudia mantener la Oficina del Agua en Zaragoza
P. F.

La Oficina de la Década del Agua de Zaragoza afronta su teórica recta final, que en principio se certificará el próximo año. Ubicada en la Casa Solans, uno de los edificios modernistas más destacados de la capital aragonesa, la delegación de la Organización de las Naciones Unidas abrió en 2005 con el objetivo de coordinar la cooperación entre países para la consecución de los denominados objetivos del milenio relacionados con el agua.

Pero la relación de la ONU con Zaragoza podría no concluir en 2015. Según explican desde Naciones Unidas, ya se han producido los primeros contactos con el Gobierno español para dar continuidad a la sede aragonesa. Hace escasas semanas se abordó el tema en una reunión mantenida en Nueva York y en la que participaron varios representantes del departamento de asuntos económicos y sociales de la ONU y Gonzalo Robles, secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Lo que resta de año y el que viene es crucial para el entramado de delegaciones, ya que en este periodo se va a determinar la agenda de la institución hasta el año 2030, en la que se decidirán qué temas ocuparán a los gobiernos integrantes en el campo de la cooperación internacional.

En principio, el agua seguirá teniendo un papel fundamental. Así lo explica la directora de la Oficina de la Década del Agua, Josefina Maestu: "Se espera que se amplíe la agenda de actuaciones en torno al agua, que se vaya más allá de asegurar los servicios básicos y que se afronten cuestiones tan fundamentales como el cambio climático, las grandes sequías y las grandes avenidas".

El gran objetivo de la Oficina de la Década del Agua ha girado en torno al acceso universal al agua. Una meta "incompleta" ya que, tal y como indica Maestu, "todavía quedan 850 millones de personas con importantes dificultades" en este ámbito.

Financiación pública

Según lo acordado, el Ministerio de Medio Ambiente aportó a la oficina 1.400.000 euros entre los años 2006 y 2007, mientras que la suma entregada por el Gobierno de Aragón ascendió a 700.000 euros. El Consistorio, por su parte, se comprometió a contribuir con 150.000 euros anuales y a ceder un espacio de su propiedad (la Casa Solans) y hacerse cargo de los gastos de limpieza, mantenimiento y reparación, valorados en su conjunto en 200.000 euros al año.

La presencia de la oficina en un edificio municipal y las aportaciones económicas del Ayuntamiento han centrado varias discusiones en los plenos. Una de las principales críticas se centraba en la escasa reversión de lo invertido en la ciudad y el desconocimiento de sus labores. Por su parte, la Oficina tiene el compromiso de organizar dos acontecimientos anuales al año en Zaragoza (el próximo tendrá lugar entre el 15 y el 17 de enero).

En el Consistorio se desconoce qué ocurrirá con la oficina, por lo que hasta que la ONU no tome una decisión e inicie los contactos no se abordará la posibilidad de volver a ceder el edificio, así como de firmar un hipotético convenio.

Etiquetas