Despliega el menú
Zaragoza

El Seprona imputa a una persona por un presunto delito de maltrato animal

El detenido tenía en una parcela de su propiedad perros en mal estado sanitario y en condiciones insalubres.

El Seprona halló el cadáver de un perro en la finca
El Seprona imputa a una persona por un presunto delito de maltrato animal

El Seprona ha detenido al propietario de una parcela situada en Fayón como autor de un presunto delito de maltrato animal por tener en terrenos de su propiedad a perros en mal estado sanitario y condiciones insalubres.

Las investigaciones comenzaron tras la denuncia realizada el 27 de abril por un veterinario de Caspe que tras una visita a la parcela en cuestión alarmó de la situación de los animales y de la necesidad de que estos fueron trasladados un Centro de Protección Animal.

Tras recibir esta información, los agentes de la unidad de medio ambiente de la Guardia Civil se personaron en la localidad para inspeccionar las instalaciones. 

Los agentes localizaron cinco perros vivos de diferentes razas y uno muerto que se hallaba en el interior de una caseta de plástico. Todos los animales se encontraban encerrados en cheniles (habitáculos individuales), excepto uno que estaba suelto por la instalación.

Todos los animales carecían de comida, alguno de ellos incluso de agua.  "Las condiciones en las que se encontraban los canes eran deplorables y como consecuencia de ello su debilidad era evidente", ha apuntado la Guardia Civil en un comunicado. Tras las lecturas del obligatorio microchip solo dos de los perros portaban este dispositivo.

Los agentes también localizaron dentro del recinto de la finca restos óseos esparcidos por diferentes puntos de la parcela y que según valoración de un veterinario pertenecían a perros.

"En el centro del recinto vallado existía gran cantidad de basura y excrementos y dos depósitos de plástico para contener agua que se encontraban vacíos", ha señalado la Benemérita.

Múltiples enfermedades

Tras la exploración de los canes, el veterinario concluyó que padecían caquexia, deshidratación, conjuntivitis e incluso alguno de ellos posible parasitación. Todo fueron trasladados por personal del Centro de Protección Animal de Movera hasta sus instalaciones para su perfecto tratamiento.

Por todo lo anterior el propietario de la finca, un hombre con domicilio en Barcelona, fue imputado como presunto autor del citado delito de maltrato animal. 

Una vez finalizadas todas las diligencias por este hecho fueron remitidas a la Autoridad Judicial de Caspe el 28 de abril.

Etiquetas