Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento congela los precios y las obras de mejora en las piscinas municipales

Los 22 centros deportivos prevén abrir en torno al 7 de junio con el objetivo de superar el millón de usuarios, 166.000 más que en 2013.

Piscina municipal
Piscina municipal
Heraldo

Por primera vez en cinco años, los precios de las entradas para las piscinas municipales de verano se mantendrán inalterados respecto a la temporada anterior. Desde 2009 se habían experimentado aumentos de hasta el 15%, pero para este año –que a nadie se le escapa que es preelectoral– las tarifas se han congelado. Según la última revisión de las ordenanzas fiscales, el coste de la entrada diaria será de 3,60 euros, mientras que para los bonos de diez baños habrá que pagar 28,30. Quienes opten por el abono para toda la temporada tendrán que desembolsar 77 euros y –eso sí– quienes no posean la tarjeta ciudadana por no estar empadronados en Zaragoza volverán a ser penalizados y pagarán hasta 115 euros por un abono de temporada. Esta discriminación no se produce, no obstante, en el coste de las entradas diarias.

La congelación de tarifas que agradecerán los usuarios tiene la contrapartida de que el Ayuntamiento tampoco va a hacer grandes inversiones en la mejora de los 22 centros municipales que tienen previsto abrir a mediados de junio, probablemente el día 7. El concejal de Deportes ya advirtió en la última comisión del área de que «las actuaciones que haga en materia de equipamientos están limitadísimas por el presupuesto, que no me permite más que acometer algunas pequeñas obras y ninguna de inversión».

Así, y aunque podrían abordarse tímidos trabajos en las piscinas de Salduba (en el distrito Universidad) y de Torrero, la ansiada ampliación en 2.500 m2 de césped en las instalaciones de la Jota –arañando espacio al parque de Oriente– se ha pospuesto, al menos, hasta el año que viene. Aunque el proyecto cuenta con el visto bueno de los vecinos y de la junta de distrito, su ejecución cuesta 400.000 euros, de los que actualmente no dispone el área de Deportes.

Tímidas reformas

EnTorrero urge ponerse manos a la obra para arreglar el vaso de la piscina principal, que durante los últimos años venía perdiendo mucha agua. También en las instalaciones de Salduba –junto al parque Grande– tienen que hacerse obras de cimentación y de acondicionamiento porque el nivel freático del Huerva supone una amenaza para el veterano equipamiento. El resto serán mejoras casi imperceptibles como la creación de unos bancos en torno a la piscina infantil de la Hípica o la instalación de algunas papeleras y puntos de alumbrado en distintos centros. También, como en las últimas campañas, se llevarán a cabo una serie de actuaciones en todos los centros para frenar la hipotética proliferación de la temida mosca negra.

Aunque esta semana está siendo algo desapacible debido a las lluvias y a las fuertes rachas de viento, durante los días de Pascua los centros deportivos ya tuvieron visitantes que, aún con los vasos vacíos, aprovecharon el buen tiempo para tomar algo de sol en las tumbonas –por ejemplo– del Alberto Maestro, uno de los que forman parte del programa ‘Solarium’. De hecho, estas son las terceras instalaciones más demandadas por los zaragozanos, solo superadas en el ranquin de número de bañistas por las piscinas del Actur (75.170 usos en 2013) y la Granja, en el barrio de San José, (85.192).

En el extremo opuesto, las piscinas más tranquilas y con menor número de usos fueron, como es habitual, las de los barrios rurales: las de Garrapinillos apenas recibieron 13.110 bañistas en los 86 días de campaña, mientras que las de Peñaflor, Movera y San Gregorio quedaron empatadas con unos 16.000 usos cada una.

Pendientes de la climatología

En total, las 22 piscinas municipales (catorce situadas en distritos y ocho en barrios rurales) cerraron la pasada campaña con el peor dato de los últimos cinco años al reunir ‘apenas’ a 833.797 usuarios cuando el objetivo, que se reedita este 2014, era superar el millón de usuarios. El mal tiempo de junio y las frescas temperaturas de la última semana de agosto hicieron que la temporada fuera muy floja, lo que repercutió negativamente en el déficit que arrastra el servicio.

El Consistorio ultima estos días las líneas clave de la próxima campaña de verano y, aunque se ha estudiado abrir una semana antes que en 2013, todo apunta a que se mantendrán las condiciones del año pasado: los centros estarán abiertos hasta primeros de septiembre y en horario ininterrumpido de 11.00 a 21.20.

Quienes quieran darse un tempranero chapuzón pueden hacerlo desde el próximo 1 de mayo en el campin municipal (situado entre Rosales, Valdefierro y Montecanal), que abrirá el próximo jueves con tarifas muy competitivas: los niños y mayores pagarán 2 euros por baño (40 toda la temporada) y los adultos, 4 euros (70 para todo el verano).

Etiquetas