Despliega el menú
Zaragoza

El paseo de Pamplona se mantiene como el principal foco de atascos de la ciudad

Movilidad dice que son "retenciones puntuales" y que no hay ninguna vía conflictiva más.

Imagen de archivo del tráfico en el paseo de Pamplona.
Los atascos en el paseo de Pamplona llegan a veces hasta María Agustín, como ocurrió ayer

Conductores, taxistas y profesores de autoescuela coinciden: el principal foco de atascos de Zaragoza se encuentra en la plaza de Paraíso y, especialmente, en los accesos a la rotonda desde Gran Vía y el paseo de Pamplona. Pero también se muestran de acuerdo en que los problemas de retenciones que antaño sufrían diversos puntos de la ciudad, sobre todo en el centro, se han ido reduciendo poco a poco por varios factores: el cambio en el modelo de movilidad (con el tranvía y las ‘bizis’ como principales exponentes), la crisis y el creciente uso de los cinturones o rondas.

Aun así, los atascos en el paseo de Pamplona para entrar a Paraíso –no en el otro sentido– son algo habitual en horas punta y en ocasiones la fila de coches llega más allá de la Puerta del Carmen (paseo de María Agustín). De hecho, suele haber policías locales regulando el tráfico en esta zona.

Desde el Ayuntamiento dicen que son "retenciones muy puntuales" que se justifican por el paso del tranvía, que siempre tiene prioridad semafórica. La mayor espera, que el Ayuntamiento cifra "en unos tres minutos", se produce cuando se encadena el paso de dos Urbos 3 por la rotonda de forma descoordinada entre ellos.

Desde Movilidad argumentan que canalizar el tráfico en esta plaza es "muy complicado", ya que a la presencia del tranvía se suma la existencia de cuatro calles que dan acceso a la rotonda, cada una de ellas con una vía de entrada y otra de salida. De ahí que, al ser un punto neurálgico de Zaragoza, reciba un enorme aforo de tráfico: 57.895 vehículos al día, prácticamente lo mismo que la media de Vía Hispanidad, con 58.260.

Desde el Ayuntamiento también recordaron que la llegada del tranvía redujo la presencia de vehículos en las calles del bulevar de Fernando el Católico, Gran Vía, la propia plaza de Paraíso y el paseo de la Independencia en un 54% (esta rotonda recogía 93.410 vehículos en 2008). Y apuntaron que los problemas en el paseo de Pamplona se incrementan por factores externos, como por ejemplo ocurrió este jueves: se juntó que llovía (que siempre favorece coger el vehículo privado) y se registraron tres manifestaciones.

"La prioridad semafórica, que ha sido referencia para medio centenar de ciudades, está diseñada para que no se esté en rojo más de dos minutos. Y también están preparados para que, cuando no pasa el tranvía, den salida a la acumulación momentánea de vehículos que puede haberse producido", concluyeron fuentes de Movilidad.

Para Carlos Bricio, presidente de las autoescuelas de Zaragoza, "el problema de Paraíso es que poner ahí el tranvía ha sido un poco follón. Hasta que la gente se acostumbre a no ir por ahí, seguirá habiendo atascos". Mariano Morón, presidente de la Asociación Provincial de Auto-Taxi, añade que también se generan problemas similares en el paseo de Sagasta y con la coordinación de semáforos en el paseo de la Independencia (en este caso, en ambos sentidos). "En cualquier caso, y gracias a Dios, en Zaragoza no tenemos muchos atascos en comparación con otras grandes ciudades", añadió.

En lo que se refiere al acceso desde Gran Vía, el problema –indican las fuentes consultadas– es que el semáforo está muy poco tiempo en verde, excepto cuando pasa el propio tranvía.

El Ayuntamiento invita a pensar cómo era el tráfico en 2004 y cómo es ahora para demostrar que los atascos, salvo el caso de Paraíso, "han desaparecido". Según los datos facilitados, el tráfico rodado en toda la ciudad ha caído entre un 15% y un 20% desde 2008, algo que Movilidad no achaca solo a la crisis (pone como ejemplo que el transporte urbano solo ha bajado un 6%), sino también al mayor uso de otros medios de transporte (como las bicis) y a la utilización de los cinturones (por ejemplo, el tráfico en Vía Hispanidad ha crecido un 69% desde 2008).

Corona y avenida de los Pirineos

Las mismas fuentes municipales aseguran que no hay ningún punto más en Zaragoza donde se generen estos problemas. Pero Morón y Bricio señalan uno más: la avenida de Valencia y San Juan Bosco en horas punta, a lo que –dicen– se ha sumado Corona de Aragón tras su reciente reforma para instalar un carril bici. "Se ha quitado un carril de una de las arterias más importantes de la ciudad para que solo pasen tres o cuatro bicicletas", critica Bricio.

Morón coincide y añade solo un caso más: la intersección de la avenida de Pirineos con Arquitecto La Figuera y la avenida de Ranillas, donde –dice– el semáforo "puede estar en rojo 5 minutos por el tranvía".

Etiquetas