Zaragoza

Se desprenden veinticinco metros del alero del colegio Santo Domingo sobre la acera

Las vigas y las tejas que se encontraban muy deterioradas a causa de la humedad han caído sobre la acera dañando cinco vehículos que se encontraban debajo.

La Policía custodiaba la zona, mientras los trabajadores del centro guiaban a los alumnos hasta el otro acceso ubicado en el paseo de Echegaray.
Se desprenden veinticinco metros del alero del colegio Santo Domingo en Zaragoza_3

Unos veinticinco metros del alero del tejado del colegio Público Santo Domingo en la calle Predicadores de Zaragoza se han desprendido esta noche sobre la acera dañando considerablemente los cinco vehículos que se encontraban estacionados en ese lado de la calzada.

El suceso ha tenido lugar a las 00.50 y los vehículos han sido retirados esta madrugada por una grúa tras recibir el aviso. Al parecer, el ala, que sobresalía unos 70 centímetros, estaba en una zona del edificio histórico gravemente dañada por la humedad. Las vigas de madera junto con los ladrillos y las tejas que formaban el alero se encontraban afectadas por el agua que pasaba un canalón.

Una llamada al 112 alertó a los bomberos que han desarrollado labores de limpieza hasta las 4.45. 

La zona afectada de la acera se ha vallado para prevenir posibles daños. 

Según han informado desde el colegio, los alumnos han tenido que esperar una media hora a que los técnicos del Ayuntamiento supervisaran las instalaciones para comprobar que no había peligro.

La planta de arriba, la más afectada por el incidente, se encuentra cerrada a la espera de que el perito evalúe los daños. Esta planta, externa al colegio, pertenece al Ayuntamiento y en ella se realizan actividades para la tercera edad.

De vuelta a las clases

Por su parte, alumnos y profesores del centro han podido retomar las clases en torno a las 9.30. "Sabíamos que en principio no había ningún problema porque el bombero que lo ha mirado esta noche ha dicho que no pasaba nada, pero para asegurarnos, no hemos dejado entrar a nadie hasta que lo ha confirmado el técnico del Ayuntamiento", explicaba Andrea Lejarza, la jefa de estudios del centro en el patio de recreo del Colegio.

Una mayoría de alumnos del colegio esperaban allí hasta poder entrar a las aulas. "La calle de Predicadores es un sitio conflictivo para que estén esperando los chicos, así que preferimos tenerlos aquí", explicaba Lejarza. No obstante, algunas familias se marchaban hacia sus casas con los pequeños en brazos para evitar que estos pasaron frío y esperar así resguardados la llamada del colegio. "A las 14.30 tienen que ir los niños al Carnaval y si no puedo traerlo yo, lo traerá mi hijo mayor cuando llamen por teléfono", contaba Florín Arradu, mientras se daba la vuelta con su pequeño de Infantil a corderetas.

Afortunadamente, no ha habido que lamentar heridos, aunque cinco vehículos han tenido que ser retirados por la grúa esta madrugada tras sufrir "graves" desperfectos al desprenderse esta parte del edificio. "Oímos un ruido raro, pero no nos atrevimos a salir. Yo por seguridad no dejaría entrar a mis hijos, porque mira cómo está todo", apuntaba a primera hora Carlos Reyes, vecino del número 65 de la calle de Predicadores. "Me alegro de que no pillara a nadie, pero imagínate los dueños de los vehículos... ¡Que los temporales malos no los cubre nada!", comentaba Montaña Millán, mientras contemplaba al salir de su casa la acera llena de escombros. 

En la entrada del paseo de Echegaray, otro grupo de jubilados esperaba a las puertas del recreo para poder acceder a sus actividades diarias. No obstante, a la espera de que los técnicos evalúen los daños en esta última planta del edificio, las clases para adultos han quedado suspendidas. 

Ver otras noticias de Zaragoza.

Etiquetas