Zaragoza
Suscríbete por 1€

La costura, una moda y un negocio en tiempos de crisis

Crece la demanda de cursos de costura y también los negocios de arreglos o moda creativa.

Ferruza Rafikova, en su tienda de arreglos en la plaza de San Gregorio
La costura, una moda y un negocio en tiempos de crisis

En la última convocatoria de formación de la Casa de la Mujer, los cursos de costura fueron los más demandados. Casi 600 personas (la mayoría mujeres y también algunos hombres) se apuntaron para 24 plazas de los cursos de costura básica y avanzada. La costura está de moda y, además, puede ser una salida laboral en tiempos de crisis.

"En los últimos años cada vez tiene más éxito los cursos de costura. Volvimos a ofertarlos con la crisis porque ofrecen oportunidades laborales", explicaba la directora de la Casa de la Mujer, Pilar Maldonado, tras la convocatoria de formación de septiembre.

"Tenemos el taller desde hace diez años y hemos notado un interés creciente por los cursos de costura. Con la crisis, la gente quiere gastar menos dinero en ropa y quiere aprender a hacer sus propias prendas o arreglos. La costura es muy creativa y atrae cada vez a más gente. También hemos notado el tirón de la serie 'El tiempo entre costuras'", cuenta Carina Paulinelli, que dirige el Taller Atenea en Zaragoza. Organizan distintos talleres de costura, bisutería y reciclaje. "Algunas exalumnas han montado tiendas 'online' de ropa y complementos: cosen en casa y venden por internet", cuenta.

Negocios en tiempos de crisis

Ferruza Rafikova abrió hace dos años y medio su tienda Arreglos de ropa en el barrio del Arrabal, primero en la calle de García Arista y luego en la plaza de San Gregorio. "Vine de Uzbekistán con mi marido y mis hijos. En mi país tenía más de 20 años de experiencia cosiendo y decidí abrir aquí un taller. Con otra compañera hacemos arreglos, trajes a medida, trajes regionales... No nos va mal", afirma Ferruza, de 38 años.

"Cada vez hay un interés mayor por la costura. Mucha gente viene a preguntarnos por cursos o dónde pueden comprar máquinas de coser. La serie de la tele ha influido y la crisis, claro. Hay mucha gente que cose en casa y se ven más talleres para arreglos. Pero llevar un negocio es difícil. Hay que poner mucho amor en la costura y también saber de economía", apunta.

"Han abierto más tiendas de arreglos. Muchos lo ven como una forma de salir del paro, pero no es fácil", coinciden Ana María Casanova, de 51 años, y Mari Cruz Grima, de 52, empleadas de la tienda Tus arreglos, en Marqués de la Cadena. Ellas llevan ocho años trabajando en este negocio y "toda la vida" en el sector de la confección. "La crisis se nota. Ha bajado mucho el trabajo, ahora hacemos más arreglos pequeños, como cambiar cremalleras, coger bajos, estrechar o poner culeras en los pantalones", señalan.

"Es una profesión de mujeres mayores. A las jóvenes no les gusta tanto coser, aunque ahora se está poniendo de moda. Nosotras trabajábamos en una fábrica de confección que cerró hace diez años cuando se llevaron la producción a China. Y después pasamos a trabajar en este negocio", cuentan rodeadas de hilos, máquinas de coser y prendas de ropa.

Etiquetas