Despliega el menú
Zaragoza

La crecida anega cultivos en Novillas y Boquiñeni

El río ya se ha desbordado en estas dos localidades y la punta de la riada ya se aproxima a la capital aragonesa.

Crecida del Ebro en Zaragoza
Crecida del Ebro en Zaragoza

La crecida ordinaria del Ebro, cuya punta se espera que llegue este lunes por la tarde a Zaragoza, ha anegado 500 hectáreas de cultivos en el término de Novillas, aguas arriba en la margen izquierda del río, lo habitual en este tipo de avenidas.

La cresta de la crecida atravesó este domingo Novillas a las 22.30 con un caudal de 1.500 metros cúbicos por segundo y una altura de 6,16 metros, por debajo de los 6,98 metros que alcanzó la máxima avenida de 2013.

El alcalde de Novillas, José Ayesa, ha confirmado que el agua ha anegado campos de guisantes, cultivo que "más riesgos presenta" para su recuperación, así como de alfalfa y trigo.

También se han vuelto a producir roturas de motas, lo que se ha sumado a que algunas particulares que estaban afectadas por anteriores crecidas permanecían sin reparar debido a la incapacidad económica de los agricultores y a la falta de ayudas, según ha precisado Ayesa.

El alcalde ha lamentado tener que hablar de una crecida ordinaria porque siga causando daños debido a la falta de limpieza del cauce ya que, ha explicado, las que se hacen de manera puntual son "como una gota de agua en un océano".

Ayesa también cree que esta riada se podría haber aminorado "con previsiones", ya que el pantano de Yesa estaba al 90% de su capacidad. Se espera que la punta de la crecida pase por la capital aragonesa en torno a las 17.30 con un caudal de 1.478 metros cúbicos por segundo.

El río Ebro se desborda también en Boquiñeni

El río Ebro se ha desbordado este lunes en Boquiñeni al llegar la punta de la crecida ordinaria, ha informado el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Sanjuán.

El caudal del Ebro ha ido creciendo desde este sábado como consecuencia de las intensas lluvias de este fin de semana en el Pirineo y las cuencas altas del Arga, Irati y Gállego. En Boquiñeni, la punta ha llegado este domingo por la noche y la altura que ha alcanzado el río ha sido de unos 6 metros.

No obstante, ha matizado que "siempre" que hay una crecida de este tipo parte de los campos de Boquiñeni se ven afectados por el agua, "unas 300 hectáreas por desbordamiento y otras 100 por filtraciones".

Aunque Sanjuán ha explicado que esta vez no ha habido filtraciones, después de que una mota se rompiese, tras una riada en enero de 2013, y fuese reparada, "en principio, como la altura no ha sido como la última vez no ha habido filtraciones, la mota está bastante bien compactada y consolidada".

Ha apuntado que uno de los problemas se encuentra en que "como las gravas de los ríos no se limpian" el Ebro pasa con más altura aunque no incremente el caudal en comparación con otras ocasiones, lo que hace que la presión sobre las motas "sea mayor".

Sanjuán ha estimado que el caudal del río empezará a bajar en "un par de horas", dado que "en Novillas ya lo está haciendo". Respecto a los daños que haya podido causar el agua, ha asegurado que "el agricultor ya se ha acostumbrado".

"Sabe que la riada le va a coger la cosecha y se pone tipos de cultivos que, si llega el agua, no se pierdan tanto. Además, también hay seguros, que si bien no cubren los daños totales sí ayudan".

Etiquetas