Zaragoza
Suscríbete por 1€

200 personalidades apoyan la declaración de Averly como bien de Interés Cultural

APUDEPA ha publicado un manifiesto en el que decenas de personas muestras su oposición rotunda " a su amputación y demolición".

Instalaciones de Averly, en Zaragoza
"Invertir en patrimonio es crear riqueza y empleos duraderos"
DANIEL PEREZ

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, ha publicado un manifiesto firmado por 200 personalidades del mundo de la cultura y de la ciencia españolas (y, simbólicamente de la sociedad zaragoza y de la defensa de Averly) en el que los intelectuales y miembros de las universidades españolas solicitan la conservación integral de la fundición Averly, apoyan "la declaración del conjunto íntegro de Averly como Bien de Interés Cultural solicitada por la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa" y se oponen "rotundamente a su amputación y demolición".

Los firmantes, que afirman que "hay muy pocos conjuntos industriales urbanos tan extraordinariamente preservados como el de esta histórica fundición aragonesa" recuerdan que "En marzo de 2011 el Consejo de Patrimonio Histórico del Estado aprobó el Plan Nacional del Patrimonio Industrial, coordinado por el Instituto de Patrimonio Cultural de España, con el objeto de corregir la precaria conservación de este tipo de bienes culturales en nuestro país, amenazado por la "escasa sensibilización hacia este patrimonio, tanto por parte de las Administraciones como de la sociedad", y por los intereses derivados de su ubicación en "espacios urbanos de situación privilegiada".

También aseguran que "ante el gran número de elementos a conservar, el Plan Nacional incorporó un Catálogo Mínimo en el que quedaron incluidos los bienes más significativos de la historia de la industrialización española, según una selección realizada por The International Commitee for the Conservation of the Industrial Heritage. Uno de estos elementos fundamentales seleccionados fue la Fundición Averly, en Zaragoza, un complejo industrial excepcional conservado en un grado sorprendentemente elevado de autenticidad y de integridad gracias al cuidado de la familia Averly-Bea-Hauke".

Suscriben el manifiesto personalidades tan destacadas del mundo cultural y científico español como el filósofo Félix de Azúa, el poeta Joan Margarit, los científicos Mateo Valero y Enrique Cerdà, los arquitectos Carlos Ferrater, José María Ezquiaga, José María Valero, Josep Maria Montaner, Margarita de Luxan, Fernando Espinosa de los Monteros, José Fariña, Agustín Hernández Aja, los historiadores Guillermo Fatás, Guillermo Redondo, Carmen Morte, Manuel García Guatas, José Miguel Morales, Horacio Capel, Mercé Tatjer, Carmen Gómez Urdáñez, Jesús Liz y una larga nómina de catedráticos directamente relacionados con el patrimonio industrial como Miguel Ángel Lagunas, Miguel Ángel Losada, José Antonio Martín Pereda, Enrique Masgrau, José Manuel Cano, Marco Ceccarelli, Juan Ignacio Cuadrado, José Antonio Puértolas o Manuel Doblaré.

Es especialmente destacable el apoyo proveniente de la Ingeniería y baste para comprobarlo que más de 20 de los miembros de la Real Academia de Ingenieros han suscrito el documento. Este hecho da una idea de la importancia que para la ciencia y la ingeniería de nuestro país ha tenido y tiene la fundición Averly.

Para Apudepa, el apoyo recibido por parte de algunos de los más importantes científicos e intelectuales de España supone un testimonio de enorme importancia, fundamentalmente por cuanto demuestra el alcance nacional e internacional del altísimo valor de la fundición Averly para el patrimonio de la industria, de la ciencia, de la técnica y de la cultura universal.

Apudepa espera que este reconocimiento por parte de tan destacadas personalidades abra de una vez los ojos a las instituciones aragonesas y decidan finalmente negociar el futuro de este elemento capital del patrimonio aragonés. Su destrucción sería una pérdida comparable a las más tristes de la historia de nuestra ciudad y de nuestro país.

Acompañando la firma de los más de 150 doctores, también apoyan la solicitud de Apudepa, simbólicamente (por cuanto su posición era ya evidente), otras personalidades de los movimientos sociales de la ciudad y de la defensa del patrimonio del país.

Etiquetas