Zaragoza
Suscríbete

Barrios de Zaragoza

El 'resort' de los estorninos en el barrio del Arrabal

Los vecinos de las plazas Burgo de Ebro, Teniente Polanco y Alcalá de Ebro engañan a los pájaros con tres ahuyentadores digitales que el Ayuntamiento de Zaragoza les ha facilitado.

José Penco controla uno de los ahuyentadores de estorninos
El 'resort' de los estorninos en el barrio del Arrabal

Los pájaros estorninos tienen localizado su particular 'resort' otoñal entre las plazas Burgo de Ebro, Teniente Polanco y Alcalá de Ebro ?en el barrio de Arrabal-. A mediados de cada mes de noviembre, una escandalosa nube negra irrumpe en el cielo zaragozano con la intención de pernoctar en las copas de los árboles hasta, aproximadamente, finales de enero. Sus graznidos a primera y última hora del día restan horas de sueño a los inquilinos de las 162 viviendas sindicales que se alojan en esta zona, llegándose a convertir en una pesadilla propia de la famosa película de Alfred Hitchcock.

?Estropean mobiliario urbano, calles, coches e incluso ensucian la ropa limpia que tendemos, obligándonos a volverla a lavar en muchas ocasiones?, aseguran desde la Asociación de Vecinos Teniente Polanco, donde explican que además de ser molestos, también constituyen un grave problema de salud pública. ?Vienen en bandadas de gran tamaño y en alguna ocasión han llegado a parecer una gran nube negra capaz de cubrir el sol?, cuenta Andrés Bintaned, presidente del colectivo.

El Ayuntamiento de Zaragoza lleva tiempo investigando soluciones para dar fin a este problema, especialmente en las zonas residenciales. El año pasado ya activó un protocolo de actuación para ahuyentar a las bandadas hacia otros lugares, y este año, ha tenido que volver a ponerlo en marcha.

El sistema consiste en tres ahuyentadores digitales, uno en cada plaza, que reproduce un ciclo de sonidos de alerta a través de los que se comunican los estorninos en situaciones de alarma.?Se trata de hacerles creer que están en peligro, para que se dispersen y ubiquen sus dormideros en otro lugar, lejos de las casas?, explican desde el Ayuntamiento. ?Pero no se puede hacer rutinariamente porque se acostumbran, y no serviría de nada. Por eso, de vez en cuando también se actúa con un camión cisterna que bombea agua a presión o se dan linternazos de luz para que crean que están en peligro?, explican.

?Los tres vecinos que tenemos los dispositivos nos ponemos de acuerdo en el día y la hora a la que los vamos a encender y los enchufamos a todo volumen justo antes de que se haga de noche durante 15 o 20 minutos?, explica José Penco, miembro de la Asociación de Vecinos Teniente Polanco y poseedor de uno de los tres ahuyentadores digitales. Los recibieron a mediados de noviembre, con la llegada de las aves a su entorno y los mantendrán hasta enero, cuando los estorninos, previsiblemente, levanten de nuevo el vuelo. ?No los enchufamos todos los días porque si no se acostumbran, así que lo hacemos de manera aleatoria entre una tres y veces por semana?, añade.

?Estamos contentos porque es efectivo. En el momento en el que lo pones salen como un escopeta, aunque hay un vecino que se queja y dice que nos va a denunciar por el ruido?, asegura el presidente. ?Se trata solo de un caso, pero este vecino debería de entender que esto es una cosa que nos beneficia a todos y tampoco es una cosa exclusivamente nuestra?, añade.

Además, desde la Asociación Teniente Polanco también han conseguido que un servicio especial pase cada 15 día a limpiar y sanear las calles. ?Ahora estamos esperando a que nos clareen los árboles para evitar riesgos, porque tenemos algunos de hace más de 40 años, de 25 metros de altura y muy frondosos?, cuentan los vecinos. Y desde el Ayuntamiento de Zaragoza aseguran que ya se ha pedido a Parques y Jardines la ejecución de este trabajo y que se llevará a cabo en un breve periodo de tiempo.

Dormitorios artificiales a las afueras de la ciudad

Aunque los ahuyentadores son una medida activa que actualmente funciona, el Ayuntamiento de Zaragoza se encuentra trabajando en un nuevo sistema proactivo y a la inversa. Se trata de la creación de unos dormideros artificiales a las afueras de la ciudad, ?donde no molesten a nadie?, y guiarlos hasta allí a través de unos altavoces que en lugar de ahuyentarlos los atraigan.

Todavía se encuentran estudiando la zona donde se podrían ubicar, pero de momento, este sistema se ha probado en otras ciudades como Salamanca, donde se ha comprobado que funciona. Si el estudio sigue su curso, esta medida podría empezar a funcionar al año que viene.

Las palomas tampoco no se van del Arrabal

?Los estorninos los tenemos controlados, pero con las palomas no hay forma?, explican desde la Asociación de Vecinos Teniente Polanco. ?Hasta hace dos o tres años el Ayuntamiento de Zaragoza nos daba unos sacos de trigo que utilizábamos para cebarlas y luego venía una empresa especializada a capturarlas?, recuerdan. ?El primer año cogimos alrededor de 180 ¡Pero el último se debieron de aprender el resultado y no bajó ninguna!?, espetan estos vecinos que lamentan que ya no haya presupuesto disponible en la administración para combatir también la colonia de palomas que habita en su zona.

Etiquetas