Despliega el menú
Zaragoza

Juicio sobre el conflicto de AUZ

AUZ plantea recolocar a los despedidos en cinco años y los trabajadores dicen que miente

El juicio por los 153 despedidos de Autobuses Urbanos de Zaragoza ha quedado visto para sentencia. La empresa ha asegurado además que el Ayuntamiento nunca le comunicó su intención de ampliar el kilometraje.

Juicio por el conflicto de AUZ
Juicio por el conflicto de AUZ

Los trabajadores y la dirección de Autobuses Urbanos de Zaragoza han vuelto a reunirse este martes para tratar sobre los 153 despedidos de la contrata, pero esta vez, ante los tribunales. El una vista de más de 4 horas el Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha escuchado los argumentos de ambas partes, quedando el juicio visto para sentencia, en el día en el que además los paros se extienden durante toda la jornada.

Al pleito, que responde a la demanda colectiva planteada por el comité de empresa, acudieron el presidente de este, Javier Anadón, el gerente de la contrata, Manuel Ramo, así como la Consejera de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Dueso, en calidad de testigo.

El abogado de la plantilla ha pedido la nulidad de los 153 despidos amparándose en que AUZ no ha respetado el estatuto de los trabajadores, "ocultando información que el comité requería", y rehuyendo constantemente una negociación "que estaba falseada". El letrado ha argumentado además que desde el 1 de agosto -fecha de la reordenación y de la puesta en marcha de los nuevos pliegos municipales- Autobuses Urbanos de Zaragoza ha contratado a 30 personas a través de subcontratas "debido a que no contaban con el personal suficiente tras los despidos".

La empresa, representada por el abogado Arturo Acebal, ha justificado los despidos aludiendo a que "como es lógico, si en los nuevos pliegos se reducen en 3 millones el número de kilómetros, y se baja la rentabilidad de estos, la empresa tiene que hacer recortes" en la plantilla. "A menos kilómetros, menos autobuses (45). Y a menos autobuses, menos conductores", ha explicado el letrado, que ha recalcado en varias ocasiones ante el tribunal que la voluntad negociadora de la demandada. "Si se partió en un principio de 212 despedidos y al final del periodo de negociación se bajó hasta 153, es porque la empresa siempre ha querido hacer que el proceso fuera lo menos traunmático posible".

No se notificó la posibilidad de ampliar el recorrido en 500.000 kilómetros

Al juicio ha acudido además en calidad de testigo por la parte social la Consejera de Servicios Públicos de Zaragoza, Carmen Dueso, que al ser preguntada por la defensa de la empresa ha reconocido que, pese a que el Ayuntamiento puso sobre la mesa la posibilidad de ampliar el recorrido en medio millón de kilómetros más, este propósito jamás se concretó por escrito. "El Ayuntamiento intervino y propuso la ampliación calculando que tras la reordenación podría ser necesario ampliar las líneas", ha explicado la representante del Gobierno Municipal, que también ha explicado que no existe a día de hoy un plan concreto para saber cómo se aplicaría ese supuesto aumento que ahora ha quedado en el aire.

La consejera también reconoció que los nuevos pliegos con la empresa implican menos kilómetros, pero "no por ello se debe despedir a los trabajadores". Durante su declaración como testigo y en respuesta a una pregunta formulada por la defensa de la empresa, Dueso ha explicado que "el consistorio habría apostado por rebajar el número de horas trabajadas en vez de la plantilla" para suplir la reducción de kilómetros.

En relación a esto ha compadecido también un técnico de la Federación de Barrios, entidad que hace un mes realizó un estudio en el que se probó que al menos 5 líneas incumplían las frecuencias. Por parte de la empresa han acudido como testigos una perito, que ha explicado que de mantener los trabajadores AUZ "podría tener unas pérdidas de más de 20 millones de euros en un solo año", y el encargado de la mesa de explotación de la empresa, que ha compadecido en relación a otra de las grandes reclamas de los trabajadores, las horas extras "que la empresa les hace realizar al no tener el personal necesario".

Según esto, los trabajadores han explicado al Tribunal que desde que AUZ tomó el relevo de TUZSA han tenido que realizar más de 2.800 horas extras. Una carga de trabajo que la empresa ha defendido asegurando que este número es "infinitamente menor" que las que se realizaron el año pasado.

Recolocación en 4 o 5 años

Pese a esto, Autobuses Urbanos de Zaragoza ha ofrecido durante su argumentación ante el TSJA la posibilidad "si se dan las condiciones adecuadas" de que los despedidos sean recolocados en la empresa en un plazo máximo de 5 años, añadiendo antes que las distintas ofertas que se les ha porpuesto -que fijaban esta fecha en un máximo de 2- están fuera de todo "plan posible". Los representación de los trabajadores, que se han concentrado a las puertas del tribunal durante todo el proceso, han valorado estos datos como "falsos", además de comentar que el plan de recolocación en cinco años es insuficiente, teniendo en cuenta que la empresa "solo se ha movido por intereses económicos".

El presidente del comité, Javier Anadón, explicaba que "el fallo que salga del tribunal cambiará las relaciones laborales en AUZ y, seguramente, también en el resto de las contratas" interpretando que "en base a causas puramente organizativas", el despido de los 153 trabajadores "no es procedente".

Con el juicio visto para sentencia tras escuchar los argumentos de las dos partes, esta tarde, los trabajadores volverán a hacerse oír en una manifestación que se prevé tan multitudinaria como la del pasado 19 de septiembre, ya que han confirmado su presencia representantes de otras contratas del Ayuntamiento de Zaragoza y de servicios de transporte urbano de varias ciudades españolas. La protesta comenzará a las 19.30 en la plaza de Aragón para discurrir, como la otra vez, hasta la plaza del Pilar.

Etiquetas