Despliega el menú
Zaragoza

Halloween

Brujas, calabazas y zombis en la noche más terrorífica

La noche del 31 de octubre se acerca y con ella la cada vez más extendida tradición de Halloween inunda las calles de Zaragoza.

Escaparates terroríficos en Zaragoza
Escaparates terroríficos en Zaragoza
A.A.C

La tradición anglosajona de Halloween se impone cada año un poco más frente al español día de Todos los Santos. 

Cada vez más aragoneses, especialmente los más pequeños, optan por disfrazarse de monstruos, brujas y zombis y salir a la calle a 'atemorizar' al resto a cambio de un buen puñado de caramelos. En muchas comunidades de vecinos de la capital maña los más jóvenes se reúnen al atardecer ataviados con disfraces variopintos, unos más terroríficos que otros, para visitar uno a uno a los vecinos y llenar sus bolsas de caramelos, al ritmo del "truco o trato".

Pero los disfraces y las actividades propuestas para la festividad no solo enganchan a los pequeños "monstruos", también los adultos y los comercios aprovechan el tirón de lo que, en definitiva, es un motivo más de celebración.

Los niños, protagonistas indiscutibles

La celebración de Halloween desde que llegó a España ha tenido un especial calado entre los más pequeños de la casa y en ellos se vuelcan la mayoría de actividades propuestas por distintas instituciones y establecimientos comerciales para estos días.

El Ayuntamiento de Zaragoza, un año más, ha preparado actividades diferentes ambientadas en esta festividad de origen celta. Las 'Monsterguays', en alusión a las 'terroríficas' muñecas de moda entre los más jóvenes, serán las encargadas de contar cuentos en el torreón de la Zuda el día 3 de noviembre por 2 euros con pases de 30 minutos en distintos horarios: a las 12.00, 12.45, 18.00, 18.45, 19.30.

Además, la ciudad adapta su Megabús a la fecha y en este vehículo viajará una de las 'Monsterguays'. El viaje será los días 1,3 y 4 de noviembre a las 16.30 y el 2 a las 20.00, por un precio de 7,50 euros, excepto para menores de 5 años que viajan gratis. También las oficinas de turismo y el bus turístico se ambientarán de acuerdo a la señalada fecha.

Con un toque educativo y agroambiental el Centro de Interpretación de la Agricultura y el Regadío La Alfranca propone para el próximo domingo 27 de octubre un taller de calabazas con el que preparar uno de los elementos principales en Halloween y aprender sobre estas hortalizas. La actividad se dirige a niños de entre 6 y 12 años que acudan junto a sus padres para conocer las propiedades nutritivas y los usos de la calabaza, además de preparar una tal y como manda la tradición.

En el centro comercial de Puerto Venecia las actividades comienzan ya el 28 de octubre y se alargan hasta el 1 de noviembre. Un Bosque Encantado ocupará algunas de sus instalaciones con expertos maquilladores 'de miedo'. Los organizadores invitan a todos los asistentes a disfrazarse para posar en el 'photocall' preparado para inmortalizar "el lado más aterrador".

Además, las bibliotecas públicas municipales de Zaragoza preparan la 'noche de brujas' con la celebración de la 'Semana del Miedo', que comenzó el pasado jueves y en la que tienen lugar cuentacuentos y talleres para que los niños participen realizando sus propias caretas de calabazas, terroríficos dibujos, etc., todo centrado en el miedo como temática.

Para los no tan niños

Pero el puente de noviembre con Halloween y todo lo que le rodea no se centra solo en los niños, también para jóvenes y adultos existen numerosas actividades.

De nuevo Zaragoza apuesta por la representación de don Juan Tenorio en la plaza de los Caídos del cementerio antiguo de Torrero. Los alumnos de la Escuela Municipal de Teatro realizarán una lectura dramatizada del texto de Zorrilla, respaldada por efectos y acciones teatrales, a las 19.30 del día 31 de octubre.

Durante el puente de noviembre, el Ayuntamiento ha programado otras actividades que giran en torno a la festividad de Todos los Santos en el cementerio.

Para la mayoría de jóvenes, Halloween comienza al caer el sol. Los disfraces también gustan a adolescentes y adultos que aprovechan las máscaras para disfrutar de la fiesta nocturna de una manera diferente. Los bares y pubs de la ciudad adaptan sus propuestas a esta noche especial con "chupitos terroríficos" y decorados de miedo.

Las tiendas aprovechan el tirón

Las tiendas de disfraces aprovechan el tirón de esta festividad para hacer el agosto en pleno otoño. En Zaragoza, las especializadas Bacanal y Antifaz llevan semanas con escaparates terroríficos que anuncian una oferta variada en opciones y en precios. Abundan las calabazas en todos sus formatos, desde las bolsas para caramelos por entre 2 y 3 euros, hasta las lámparas con luces de neón que rondan los 10 euros. Pero año tras año lo que más triunfa son las caretas y complementos sangrientos como diademas con cuchillos, cabezas colgantes y sombreros y pelucas varios.

Para conseguir un buen disfraz existen varias posibilidades desde comprar en una tienda los más elaborados de bruja, payaso, monstruo, etc., hasta aprovechar la ropa disponible y fabricarse uno propio. Un grupo de jóvenes zaragozanos reconoce haber optado por lo más barato. "Fuimos al chino a por ropa negra y pintura para la cara e iremos de zombis, solo queremos pasar un buen rato sin gastarnos casi dinero", explica Alba.

Los dulces también se adaptan rápidamente a las nuevas tendencias y a las celebraciones, sean propias o importadas. Los fantasmas, gatos negros, o postres sangrientos llenan los escaparates de tiendas de dulces y golosinas. Pero hay elementos patrios que no se abandonan por mucho disfraz y 'truco o trato' que se extienda. Las calabazas decorativas acompañan estos días a los tradicionales 'huesos de santo' y los típicos buñuelos.

El miedo tiene muchas caras y Zaragoza quiere exprimirlas todas.

Etiquetas