Despliega el menú
Zaragoza

Religión

"Preferimos renunciar a la beca antes que a nuestros principios"

Dos de las madres que han renunciado a las becas de comedor de sus hijos en Zaragoza por motivos religiosos explican sus razones. Pedían menú halal o, si no podía ser, vegetariano.

Colegio Santo Domingo de Zaragoza
"Preferimos renunciar a la beca antes que a nuestros principios islámicos"
P.F.

"Preferimos renunciar a la beca de comedor antes que a nuestros principios islámicos. No hay ninguna motivación política. Solo queremos lo mejor para nuestros hijos", aseguran dos de las madres que han rechazado la ayuda de comedor en el colegio Santo Domingo de Zaragoza, porque el centro no atendía su demanda de menú halal (carne procedente de animales sacrificados por el rito islámico) ni las alternativas que ellas planteaban.

Las familias de once niños musulmanes han renunciado a la beca de comedor por motivos religiosos. Ninguno de ellos ha acudido al comedor desde el principio de curso, según confirman desde el centro, por lo que sus becas van a ser reasignadas. El colegio sí que ofrece desde hace años menú sin cerdo para las familias musulmanas que lo solicitan. Este es el primer curso que un grupo de familias ha pedido menú halal en este centro.

"Queremos menú halal porque es nuestro derecho. Pero si no puede ser también ofrecimos otras alternativas al colegio: menú vegetariano, como se hace en otros centros, o que el día que haya carne les sirvieran a nuestros hijos solo el primer plato", afirman estas dos madres. Desde el colegio señalan que la opción del menú vegetariano no era posible. El centro cuenta con cocina propia y un elevado número de alumnos musulmanes.

Estas dos familias solicitaron el comedor y la beca por primera vez este curso. Otros años no lo habían hecho porque no lo necesitaban. "Queremos hacer cursos de formación y muchos terminan a la una del mediodía, y no es compatible con ir a buscar a los niños a las 12.30. Por eso pedimos el comedor y la beca. De haber sabido que nos iban a poner tantos problemas, no lo hubiéramos pedido", señalan.

Estas dos familias -y otras que han renunciado a la beca- viven en una situación económica precaria. "Necesitábamos mucho la beca de comedor", aseguran. Los maridos de estas dos mujeres están en el paro desde hace varios años, ellas tampoco trabajan, y sobreviven con alguna ayuda de servicios sociales y de sus familiares. Llevan casi una década en España, y no se plantean volver a su país de origen.

Para ellas, la religión es un pilar "importante" de sus vidas. "Somos religiosas, pero no radicales. Tenemos unos principios irrenunciables, como los cinco rezos diarios, celebrar el Ramadán y la Fiesta del Cordero, y comer carne halal. Pedimos respeto para nuestras creencias", afirman.

Los comedores escolares aragoneses no están obligados a ofrecer menús adaptados, salvo en casos de prescripción médica (celíacos, diabéticos o alguna intolerancia diagnosticada). En la práctica, los colegios ofrecen desde hace años menú sin cerdo para las familias musulmanas y, en algunos, menú vegetariano. El Departamento de Educación ya dejó claro la semana pasada que no va a cambiar la normativa de los comedores escolares.

Etiquetas