Zaragoza

Zaragoza

El vaciado del lago de Montecanal provoca la muerte a centenares de peces

El Ayuntamiento ha explicado que el lago se vacía cada seis meses para limpiarlo. Los operarios municipales trabajan durante días para salvar a los ejemplares más grandes pero algunos de los más pequeños mueren "inevitablemente".

Imagen de ejemplares de pequeños peces muertos en el lago de Montecanal
El vaciado del lago de Montecanal provoca la muerte a centenares de peces
HA

El vaciado del lago de Montecanal hace unos días causó la muerte a varios centenares de pequeños peces que habitaban en este paraje artificial situado al sur de Zaragoza. La visión de los animales muertos causó la alarma entre algunos vecinos, que intentaron evacuarlos hasta el cercano Canal Imperial. Desde el Ayuntamiento de Zaragoza señalan que el lago se suele vaciar periódicamente y que siempre los peces más grandes son transportados al Canal por operarios municipales. Agregan que es inevitable que algunos pequeños ejemplares mueran.

“El lago se vacía cada seis meses. Es un trabajo rutinario y la última vez que se hizo, hace unos días, fue todo de forma normal”, indican fuentes municipales. Ocho operarios municipales trabajaron durante tres días para salvar a los ejemplares más grandes, explican desde el Consistorio, pero es inevitable que algunos de los más pequeños no puedan ser evacuados.

Los trabajos de mantenimiento en el lago están encaminados a limpiarlo de las abundantes algas que se forman en el fondo y también de objetos de lo más variopinto – algunos vecinos señalan que han encontrado desde carros de la compra a bancos pasando por motocicletas robadas – que tiran los visitantes más desconsiderados.

“Cuando se vacía el lago se forma una capa de lodo en la que quedan atrapados bastantes ejemplares pequeños”, abundan desde el Ayuntamiento, mientras recalcan que los trabajadores se afanan en salvar a la mayor cantidad de ejemplares posible.

La forma de trabajar de los operarios municipales antes de vaciar el lago es sencilla pero muy laboriosa. Los trabajadores capturan a los animales y los colocan en unos recipientes adecuados para depositarlos en el Canal. Como este se comunica con el lago de Montecanal, los peces pueden volver al lago una vez limpio y lleno de agua. En el último vaciado del lago este proceso de 'salvamento' duró tres días y en él trabajaron ocho operarios municipales, según el Ayuntamiento. 

“Cada vez que lo vacían pasa lo mismo”, explica Rosa Burgos, secretaria de la asociación de vecinos Los Sauces de Montecanal. “Deberían diseñar un protocolo para que todos los animales sobrevivieran”, agrega a la vez que opina que el lago siempre está un poco abandonado y suele estar sucio, por lo que es necesaria una limpieza integral de vez en cuando.

"Estaríamos encantados de colaborar"

Ismael Sanz, educador ambiental y miembro de ANSAR-VoluntaRíos, explica que en las aguas del lago de Montecanal pueden vivir especies en peligro de extinción, como los peces fraile o blenios de río (Salaria fluviatilis), por lo que el Ayuntamiento debería intentar que al realizar estas tareas mueran el menor número de ejemplares posibles. 

Entre los pequeños peces que inevitablemente perdieron la vida en el desagüe del lago de Montecanal, este naturalista llega a distinguir hasta tres especies diferentes (carpin rojo, gambusia y alburno), todas ellas foráneas, según indica.

"Si es por manos, no faltaría ayuda", indica Sanz que agrega que "muchos colectivos colaborarían en estas labores altruístamente". "En poco tiempo podríamos movilizarnos 30 ó 40 personas con la infraestructura necesaria para ayudar en la clasificación y rescate de todos los peces y lo haríamos encantados", añade. 

El miembro de ANSAR-VoluntaRíos señala que en espacios como el lago de Montecanal suelen habitar especies invasoras que no podrían ser devueltas a un medio natural. "Estos peces podrían ser transportados a un lugar donde solo habiten este tipo de especies, podrían ser entregadas a laboratorios... Hay muchas posibilidades", explica Sanz.

Sanz señala, además, que para retirar las especies invasoras los operarios del Ayuntamiento tienen que contar con la ayuda de técnicos de la DGA porque "el Ejecutivo autonómico tiene las competencias sobre biodiversidad y estas especies no se pueden devolver al Canal sin más".

Según los vecinos de la zona, este miércoles el lago aún permanecía vacío aunque no en su totalidad: una parte estaba seca y muy limpia, han indicado, y en otra aún se acumulaba algo de agua y mucha suciedad. De los peces, han indicado, no había ni rastro.

Etiquetas