Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Una docena de personas se sube al 23 sin pagar para protestar contra los despidos

Miembros de la Plataforma Solidaria Actur ? Parque Goya quisieron reivindicar este miércoles la reordenación y los recortes de la contrata Autobuses Urbanos de Zaragoza.

En torno a las 18.00 de este miércoles, una docena de personas procedentes de la Plataforma Solidaria Actur-Parque Goya aparecieron en la plaza Europa con la intención de subirse en un autobús sin pagar su billete. Su objetivo era el de protestar contra los 153 despidos de los trabajadores de Autobuses Urbanos de Zaragoza, así como por la reordenación y los recortes de la contrata. 

Sobre sus camisetas lucían una pegatina en la que con letras rojas sobre un fondo blanco se podía leer: “#YoNoPagoDespidos, Apoyo Huelga Bus”. La intención era la de subirse a un autobús de la línea 23 sin pagar el trayecto y recorrer dos paradas (desde la plaza Europa hasta la Jefatura de Policía), mientras leían un manifiesto para informar al resto de viajeros.

Sin embargo, antes de empezar la protesta llegó su primer problema. Ninguno de los autobuses que pasaron durante los primeros minutos llevaba la plataforma elevadora para minusválidos, impidiendo así que uno de los protestantes pudiese acceder al vehículo. “Este en concreto no lleva, pero en otros que conduzco, a veces lo tienen y tampoco funcionan”, apuntaba uno de los conductores de esta línea. Y entre la rabia y la indecisión de si subir o no a causa de este problema, pasaron los primeros 15 minutos.

Finalmente, a las 18.31 un nuevo autobús de la línea 23 hizo su parada y los manifestantes se subieron a él bajo la atenta mirada de quienes esperaban en la misma parada. Mientras uno de los integrantes de la protesta informaba al conductor, quien rápidamente se puso en contacto con el centro de gestión de la contrata para informar sobre lo sucedido, otra compañera leía el manifiesto donde explicaban sus motivos: los 153 despidos, la recuperación de las líneas 23, 42 y 44 o la gratuidad para los parados fueron algunas de sus reivindicaciones.

Tras la orden de la contrata enviada al conductor para que este permaneciese inmóvil hasta que llegase la Policía Local, los viajeros fueron abandonando uno a uno el autobús. “Que vayan a protestar ante los tribunales, no ante mí que no estoy para perder el tiempo”, se quejaba con rabia uno de ellos mientras abandonada su asiento.

Finalmente, a las 18.37 el autobús se quedaba completamente vacío y antes de que la Policía hiciese aparición, los manifestantes decidieron abandonar el lugar. “No esperábamos la reacción de conductor porque pensábamos que iba a seguir su ruta sin llamar a nadie”, lamentaba uno de los integrantes de la protesta. “El transporte público de Zaragoza, lamentablemente, jamás volverá a disfrutar de la calidad que tenía”, apuntaba otro.

Etiquetas