Zaragoza

Cementerio de Torrero

Una escalera para que Luisa llegue a su marido

Las tumbas más elevadas en los bloques de nichos más antiguos del cementerio de Torrero carecen de escaleras que permitan llegar hasta ellos.

Luisa, en una imagen de 2008
Luisa, en una imagen de 2008
MAITE FERNANDEZ

Luisa Serrano lleva siete años reclamando al Ayuntamiento de Zaragoza una escalera fija que le permita alcanzar el nicho en el que está enterrado su marido en el cementerio de Torrero. Una tumba en la quinta hilera de uno de los bloques más antiguos del recinto, a la que Luisa tuvo que acostumbrarse hace tiempo a mirar solamente desde abajo.

Esta zaragozana de 74 años lleva desde 2006 intercambiando cartas con todas las instancias del Consistorio, sin que en niguno de los más de 10 procesos iniciados dieran siquiera "una respuesta honrosa".

"Al principio conseguía llegar a la tumba de mi marido utilizando escaleras portátiles", subiendo los casi 4 metros que separa el nicho del suelo, "y pasando miedo cada vez que tenía que hacerlo. Hasta que me dijeron que si me caía y me pasaba algo el Ayuntamiento no se iba a hacer responsable".

Durante estos siete años, Luisa ha enviado su solicitud por todos los medios posibles, agotando en 2009 la opción de reclamar ante el Justicia de Aragón, que pidió un informe al Ayuntamiento, sin que este se hiciera efectivo según la implicada.

Antes, su petición había sido respondida hasta en un total de 6 ocasiones, ofreciendo siempre la misma contestación por parte de distintas autoridades. La zona en la que se encuentra la tumba de su marido -de las más antiguas de todo el Cementerio- presenta "dificultades mayores" para la instalación de cualquier tipo de escalera fija, "pues su diseño, dimensiones, y sobre todo, características topográficas son muy diferentes a las zonas más modernas" en las que sí que hay escaleras, según argumenta el Ayuntamiento en las diferentes misivas enviadas a Luisa.

"Todos. El concejal, el teniente de alcalde, el administrador del cementerio, todos me han respondido con la misma carta", comenta disgustada Luisa, que afirma que no ha podido volver a alcanzar la tumba de su marido desde las pasadas navidades.

Un problema que "se está estudiando"

Desde el Ayuntamiento reiteran ahora que la dificultad en estas infraestructuras complica cualquier actuación. "Al soporte no se le puede añadir una escalera de obra como hay en las zonas más modernas, y una escalera móvil tampoco es posible debido a la pendiente que presenta el terreno en esa zona", comentan desde el consistorio zaragozano, que sin embargo, explica que el tema está entre sus prioridades y emplaza a las personas mayores como Luisa a utilizar el servicio de préstamo gratuito de escaleras del que dispone el cementerio.

Pero las escalas móviles que ofrecen en la portería ya pasaron a la historia para Luisa Serrano. "Antes las usaba, pero con lo que se mueven y los mareos que tengo ahora mismo subirme ahí significa tener algún percance", explica esta zaragozana, que después de tres años "sin poder mover el tema debido a problemas de salud", dice que volverá "a intentar por todos los medios conseguir una escalera que me acerque a mi marido".

Etiquetas