Zaragoza

Ordenanza Municipal sobre Animales

El PP rechaza la suelta de perros y defiende a los que quieren dar de comer a los patos

Los populares no están de acuerdo con varios aspectos de la nueva ordenanza.

La Policía Local puso más de 200 multas por incumplir la normativa de mascotas
ASIER ALCORTA

El PP en el Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado alegaciones al borrador de la Ordenanza Municipal sobre la Protección, Tenencia y Venta de Animales, para, entre otras cosas, rechazar la posibilidad de que los perros peligrosos vayan sueltos o la habilitación de los denominados "alimentadores" de gatos.

El concejal Julio Calvo, enumera en una nota de prensa estas alegaciones, elaboradas con voluntad "constructiva" y que comparten el espíritu proteccionista con el que se ha tramitado la norma, aunque hay algunos aspectos donde "se lesiona la convivencia ciudadana y que originarían conflictos de no modificarse".

Calvo, sobre la suelta de perros en los espacios públicos, ha rechazado "totalmente" la posibilidad de que los perros potencialmente peligrosos puedan ir sueltos en parques y plazas, razón por la que han planteado su "prohibición total y específica en la ordenanza" en cualquier lugar u horario.

El PP comparte la idea de que se fijen horarios para la suelta de animales, pero proponen que esto sólo pueda hacerse en plazas y zonas verdes de más de 2.000 metros cuadrados -la ordenanza establece 1.000-, excluyendo así a algunos espacios singulares que "están céntricos y muy concurridos" como la Plaza de los Sitios.

Frente a la prohibición total de alimentar a animales salvajes que contempla la norma, salvo a los gatos, Julio Calvo ha pedido que se permita dar de comer a patos y peces en las zonas verdes y en los parques.

Concretamente, se refiere a "la costumbre inocua de muchas familias de dar de comer a los patos en las riberas de la ciudad. Creemos que no debe criminalizarse y, menos aún, cuando la ordenanza crea la figura del alimentador de gatos", ha indicado.

Respecto a la propuesta de la ordenanza de prohibir los circos con animales, Julio Calvo ha presentado una alegación para que este asunto se regule en un nivel superior, ya que de lo contrario se rompe la unidad de mercado.

"No puede ser que los empresarios del circo vayan a unas ciudades y a otras no en función de ordenanzas municipales" y por eso Calvo, cree que esta cuestión debe regularse en el ámbito del Estado o de la comunidad autónoma.

El PP también ha pedido que se elimine la parte que incluye la figura del "alimentador de gatos", abriendo la posibilidad de crear "colonias de gatos", porque se generarán conflictos y problemas de convivencia y "aumentarán la suciedad, las molestias por maullidos y los riesgos de enfermedades como la toxoplasmosis".

Etiquetas