Zaragoza

Huelga de limpieza

Las empresas de limpieza aceptan la propuesta del SAMA y ofrecen nuevo convenio

Aspel insiste en una ultraactividad de tres años y recuerda que llegar al día 8 de julio sin convenio colectivo podría suponer una reducción salarial del 30% para las limpiadoras.

Manifestación de limpiadoras del Salud_2
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

A once días de la fecha límite marcada por la reforma laboral, las empresas de limpieza intentan mostrarse conciliadoras y anuncian que aceptan la propuesta lanzada el 6 de junio por el SAMA. Propuesta que entonces no convenció a ninguna de las dos partes implicadas.

Las empresas aseguran que aceptan ahora para "evitar la conflictividad" y acto seguido recuerdan que, a partir del 8 de julio, podrían aplicar a sus trabajadores el Convenio Sectorial Estatal de Limpieza de Edificios y Locales, lo que supondría una reducción salarial del 30% para las limpiadoras de centros sanitarios.

Mientras insisten en que no están interesadas en una disminución salarial ni en una merma de las condiciones laborales de los trabajadores, persisten en ofrecer un convenio con una ultraactividad de tres años, punto más conflictivo de la negociación ya que los sindicatos exigen la ultraactividad indefinida para no volver a encontrarse en una situación similar a esta, con una fecha límite en el retrovisor.

Para Esteban Lauróba, secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios de UGT-Aragón, el anuncio se trata de "un ardid de las empresas para congraciarse con el consejero de Sanidad". Lauróba está convencido de que, en realidad, las empresas no están dispuestas a aceptar las condiciones propuestas por el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje.

Respecto a la equiparación con el personal estatutario del grupo E anunciado por las empresas este jueves, Lauróba matiza: "Solo quieren igualarnos en lo que les beneficia, no en lo que les perjudica. Ni en permisos ni en excedencias".

 

Situación excepcional

Nadie sabe lo que podría pasar a partir del día 8 de julio. Desde que se aprobó la reforma laboral todavía no ha ocurrido nunca que no se alcance un acuerdo para renovar el convenio colectivo antes de la fecha límite.

Mientras las empresas recuerdan que podrían aplicar sin más el convenio sectorial, los sindicatos no se dejan asustar: "No nos obligarán a firmar a cualquier precio", aseguran mientras anuncian que, si empeoran las condiciones de las trabajadoras, podrían continuar con la huelga y llevar a las empresas a los tribunales: "Si les bajan el salario o les aumentan la jornada o les quitan permisos lo denunciaremos. Nadie sabe lo que pueden o no pueden hacer las empresas porque no hay experiencias previas".

Etiquetas