Despliega el menú
Zaragoza

Operación cigüeñal

Una organización criminal robó y desguazó 2.000 coches en La Rioja, Navarra y Aragón

La Guardia Civil ha detenido a diez personas a las que se les imputa pertenencia a grupo criminal, robo con fuerza, estafa y falsedad documental.

Un total de diez personas han sido detenidas como presuntas autoras de robar y desguazar unos 2.000 vehículos en La Rioja, Navarra y Aragón, en una operación en la que se han intervenido unas 10.000 piezas de vehículos y 163 documentaciones, según ha informado este martes la Guardia Civil riojana.

La 'operación cigüeñal', como se ha denominado a esta actuación, ha permitido desarticular una organización criminal que llegó a desguazar unos 2.000 vehículos y a 'doblar' más de 400, para lo que contaban con tres talleres ilegales ubicados en La Rioja.

El valor de los vehículos desguazados supera los dos millones de euros y lo recuperado alcanza los 200.000 euros; mientras que el 90 % de los vehículos 'doblados' eran enviados a Georgia para su venta.

A las diez personas detenidas, que están en libertad con cargos, se les imputan diferentes hechos delictivos, como pertenencia a grupo criminal, robo con fuerza, estafa, falsedad documental, robo y hurto de vehículo a motor y un delito ecológico.

También se han dictado órdenes de búsqueda, localización y detención contra otras cuatro personas presuntamente implicadas en estos hechos, ha añadido la Guardia Civil, cuyos datos indican que la organización estaba estructurada y cada uno de sus miembros tenía unas funciones delimitadas en las que estaban especializados.

El primer escalón estaba formado por el cabecilla del grupo y una administrativa, un segundo se dedicaba a robar los vehículos, el tercero se encargaba del desguace y de alterar los números de bastidores y cambiar las matrículas, y el cuarto distribuía las piezas en otros desguaces y vendía vehículos ya 'doblados'.

Esta operación se inició en septiembre de 2012 y permitió la detención, los pasados días 12 y 13, de las 10 personas, que están en libertad con cargos, y de los que siete tienen nacionalidad española, uno marroquí y otro georgiana.

Este grupo consultaba en boletines oficiales los listados de los vehículos denunciados por abandono en vía pública, los sustraía con una grúa y los trasladaba, sin el permiso del propietario, al taller clandestino de Calahorra (La Rioja) para desmontarlos.

También había ciudadanos que, de buena fe, entregaban su vehículo en el taller, para lo que firmaban un documento de baja definitiva, aunque la organización lo manipulaba y lo convertía en baja temporal.

Tras esto, buscaban un vehículo de las mismas características, lo sustraían y lo 'doblaban' al alterar el número de bastidor y documentación, por lo que lo daban de alta y lo transferían a nombre de otra persona, que lo trasladaba a Georgia para su venta.

Etiquetas