Zaragoza

Zaragoza

"Si no se potencia el comercio de proximidad, el barrio morirá"

Las Fuentes, San José, El Rabal, Torrero, Delicias y Casablanca, distritos elegidos para crear campañas de promoción que favorezcan el comercio de cercanía.

Comercio de proximidad en los barrios de Zaragoza
"Si no se potencia el comercio de proximidad, el barrio morirá"
T. M.

“La gente mayor es más asidua a comprar en los establecimientos de toda la vida. Son más fieles a su comercio de proximidad que los jóvenes. Es precisamente este colectivo el que elige, mayoritariamente, acudir a una gran superficie en vez de bajar a la tienda de debajo de su casa. La promoción de estas tiendas debería ir más encaminada a ellos”. Estas son las palabras de Francisco Garrido, dueño de la Carnicería Charcutería La Jota, en la calle de Molino de Las Armas, quien, como el resto de tiendas del barrio, en el distrito de El Rabal, ha acogido “con optimismo y esperanza” la propuesta que CHA realizó en la última Comisión de Participación Ciudadana celebrada hace unos días en el Ayuntamiento de Zaragoza, que persigue un mayor fomento del comercio de cercanía, creando una marca propia y haciendo campañas de promoción para que los vecinos conozcan qué aporta cada establecimiento.

Un proyecto que está destinado principalmente a los distrito de más tradición comercial, como Las Fuentes, San José, El Rabal, Torrero, Delicias o Casablanca, barrios “especialmente deprimidos y afectados por la crisis”, según estima Leticia Crespo, concejal de CHA y presidenta de la Junta de Distrito de Casablanca. “Algunos núcleos están padeciendo la crisis con especial virulencia y esta iniciativa puede suponer un gran impulso para ellos”, dice Crespo.

La Casa de Las Galletas, en la calle de Reina Fabiola, es uno de ellos. Rubén Crespo, dueño del establecimiento, lleva 20 años endulzando a los vecinos de San José, pero asegura que la crisis “se está notando muchísimo”. “Esta calle es de paso y hasta hace unos años el comercio aquí era muy importante. Los locales, a pesar de que el alquiler era alto, estaban siempre llenos. Ahora muchos han tenido que bajar la persiana, así que el tránsito de ciudadanos también se ha visto reducido. Es una cadena que afecta a todos”, comenta el dueño de la tienda. “La propuesta de apoyo a las tiendas de barrio es una iniciativa muy buena para nosotros. Ojalá salga adelante”, apunta Crespo.

Opinión también compartida por Pilar de La Torre, propietaria de la floristería La Orquídea, sita en la calle de Monasterio de Siresa, en Las Fuentes. “Toda la ayuda que nos presten será bienvenida. Hay que promocionar la venta del pequeño comercio de cualquier manera posible. Si no se potencia, el barrio morirá”, comenta la zaragozana. “La asociación de vecinos Las Fuentes ha hecho varias campañas de este tipo. Siempre hemos participado en ellas, bien con promociones o con tarjetas de descuento… No está demás que también las instituciones nos echen una mano. En proporción, las tiendas de barrio pagamos más impuestos que las grandes superficies, y ahora, con la crisis, resulta bastante complicado seguir adelante”, comenta De la Torre.

La propuesta realizada por CHA también incluye una señalización comercial en estas zonas, un calendario con actividades de animación y otro con un día del cliente para cada barrio, así como una mayor promoción e información en los centros escolares de esos distritos para que los más jóvenes conozcan los establecimientos más cercanos. Todo ello en colaboración con las asociaciones de pequeños comerciantes de los barrios y ligado a medidas encaminadas a mantener el empleo y a no perjudicar a estos pequeños comercios frente a las grandes superficies.

Etiquetas