Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

"La avenida de Montañana no tiene acera por la que caminar de manera segura"

Los residentes del barrio zaragozano aseguran que "es casi imposible" que una persona pueda caminar por la avenida Montañana sin "tener que esquivar algún poste".

Imagen del trazado de la avenida de Montañana
"La avenida de Montañana no tiene acera por la que caminar de manera segura"
T. MARTÍN

De hormigón como base para el cableado eléctrico, “que todavía continúa siendo aéreo” –aseguran desde la Asociación de Vecinos Urdán,- o de madera sin ningún uso aparente. Así son las decenas de postes que cada día los vecinos de Montañana tienen que sortear cuando transitan por “las estrechas” aceras que se repiten en escasos metros en la avenida de Montañana, calle principal del barrio de Zaragoza. Un “problema”, como así lo definen algunos residentes, que parece que “nunca se va a solucionar”.

“Hace tiempo que los vecinosnos quejamos de esta situación. Sobre todo desde que comenzaron a urbanizar la entrada al barrio. Hay mucha gente joven que va con carritos de niño por la zona y resulta casi imposible poder caminar por la avenida sin tener que esquivar algún poste. La situación se complica más si quien empuja la silla del bebé va acompañado de otra persona, porque entonces es obligatorio, en algunos puntos, que alguno baje a la propia calzada”, apunta María L., vecina de Montañana.

Y eso en los tramos en los que sí hay acera, puesto que en las zonas del barrio que unen las viviendas, -denominadas ‘torres’ entre los residentes-, “solo hay un camino de tierra”, dice Aurelio González, que también vive en el barrio. “Parece que vivimos a decenas de kilómetros de Zaragoza y estamos ahí al lado”, comenta González.

Soluciones difíciles

“Aquí llevan años sin invertir un euro. Algunas casas tienen escasos centímetros de espacio desde la propia puerta de acceso a su vivienda hasta la misma calzada por la que pasan los coches”, dice J. A. Gracia, vecino del barrio. “Creo que la solución es complicada porque el espacio es el que hay. Hay tramos en que quizá las aceras sí se podrían hacer más amplias, pero en otros no está tan claro, ya que la propia vía acaba donde comienzan los campos. Eso sí, los postes que carecen de uso, es decir, los que no son eléctricos, deberían quitarlos en beneficio del peatón”, opina Gracia.

Desde donde también tienen previsto buscar soluciones a esta “incómoda situación” es desde la Asociación de Vecinos Urdán, un colectivo que se formó hace tan solo unos meses, pero que no descarta ponerse manos a la obra en lo que respecta en las aceras del barrio. “Es cierto que algunos caminos se han ido asfaltando conforme los vecinos los han ido pidiendo, pero queda mucho por hacer”. “De la misma manera que es totalmente necesaria la creación de aceras en el camino que une el casco de Montañana y Santa Isabel, una travesía de un kilómetro, aproximadamente, muy frecuentada por peatones, pero nada transitable”, explica Daniel Usón, presidente de la entidad vecinal.

“En el barrio hay censados unos 3.300 vecinos y cuestiones tan importantes como son la ampliación de aceras –tema ya puesto en conocimiento del Ayuntamiento de Zaragoza por parte de grupo municipal de CHA-, o el rebaje de bordillos en zonas tan céntricas como la calle Mayor deberían tenerse más en cuenta”, concluye Usón.

Etiquetas