Despliega el menú
Zaragoza

Universidad de Zaragoza

La UZ suprime las becas de transporte, material y comedor

El endurecimiento de los requisitos del Ministerio dispara las solicitudes de ayuda en el campus aragonés. Solo se cubrirán las de matriculación para evitar expulsiones por impago.

Malestar por la supresión de becas en la UZ
La UZ suprime las becas de transporte, material y comedor
A.A.

La Universidad de Zaragoza ha decidido excluir de su programa de becas aquellas solicitudes relativas a transporte, material y comedor. La causa no es otra que el aumento de la demanda de estas ayudas -unas 600 más que el curso anterior-, cuyo importe total representaría el 205% de la partida presupuestaria.

En total, el campus aragonés destina algo más de 290.000 euros en concepto de ayudas económicas para los alumnos que soliciten una 'beca rector'. La misma cantidad que hace un año. Sin embargo, sus previsiones se han visto desbordadas.

El endurecimiento de los requisitos establecidos por el Gobierno central ha dejado a más de 500 universitarios aragoneses sin beca ministerial, por lo que el número de solicitudes para acceder a una de las ofrecidas por la UZ se ha disparado.

Ante esta situación, la comisión de selección de becarios ha decidido que todo el presupuesto se destinará a las ayudas para gastos de matriculación. “Ojalá pudiéramos cubrir también las de desplazamiento o material, pero como no es posible, hemos considerado que lo más fundamental es el pago de la matrícula”, explica el vicerrector de Estudiantes y Empleo, Fernando Zulaica.

De hecho, asegura que la institución académica ha superado la partida prevista en casi 60.000 euros de forma excepcional para evitar expulsiones por impago. “En total hemos podido llegar a casi 350.000 euros gracias a coger dinero de otras partidas para no tener que dejar fuera a estudiantes sin posibilidades económicas”, asegura. “Llegar a este extremo -reconoce Zulaica-, sería lamentable, ya que muchos llevan años con nosotros”.

Decepción entre los alumnos

En cualquier caso, esta decisión, hecha pública a través de un comunicado en el tablón oficial de la Universidad, ha sentado como un jarro de agua fría para cientos de estudiantes. “Entendemos que lo primero son las matrículas, pero muchos vivimos fuera de Zaragoza, y tenemos que comer aquí”, lamenta Patricia L., estudiante de Relaciones Laborales. “Por no decir -señala-, la cantidad de libros y material que nos hacen comprar y que luego apenas usamos. Muchos no nos lo podemos permitir”.

Estas ayudas alcanzaban hasta esta resolución los 200 euros para material didáctico, 400 euros en concepto de comedor, y entre 120 y 710 destinados a aquellas personas que viven lejos de su lugar de estudio, en función de la distancia. La matrícula, por su parte, puede cubrir la totalidad de los créditos en los casos de primer curso.

Las condiciones que exige la Universidad de Zaragoza para acceder a sus becas son menos duras que las aplicadas por el Ministerio. En concreto, el umbral de renta familiar marcado por Educación se eleva un 10% para favorecer a los estudiantes en peor situación económica, la nota mínima se reduce en medio punto y el porcentaje de créditos que deben superarse es un 10% inferior.

Etiquetas