Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

El colectivo gitano, en pie de guerra ante la regulación de los ornamentos de las tumbas

El Consistorio ha enviado una carta a las familias del colectivo gitano, que tradicionalmente adorna con profusión las tumbas de sus familiares, para advertirles de que todos los elementos que excedan el espacio frontal de los nichos, serán retirados.

Un pequeño jardín levantado delante de una tumba gitana en el cementerio de Torrero
El colectivo gitano, en pie de guerra ante la regulación de los ornamentos de las tumbas
A PHOTO AGENCY

El colectivo gitano de Zaragoza está en pie de guerra. Hace una semana que el Ayuntamiento de Zaragoza les transmitió su intención de regular la excesiva ornamentación de las tumbas de sus familiares en el cementerio de Torrero, algo que se ha sentido como una ofensa en la comunidad. "Es nuestra cultura y tienen que respetarla", sostienen desde la Federación de Asociaciones Gitanas de Aragón (Faga). Mientras, el Consistorio alega que ha decidido regular la situación porque ha registrado quejas de otras familias y de los trabajadores del cementerio.

En todos los camposantos españoles, los lugares donde descansan miembros de la comunidad gitana destacan sobre el resto. Este colectivo honra a sus fallecidos no solo velando sus tumbas durante horas, sino también adornando nichos y sepulturas con cientos de flores y otros objetos que ensalzan su figura.

"Nuestra cultura es esta. Veneramos a nuestros muertos y no es una cosa de ahora, siempre ha sido así", explica Pilar Clavería, presidenta de Faga. "Para nosotros, que el Ayuntamiento venga ahora a decirnos que van a quitar todos los detalles que las familias han puesto en las tumbas es como una profanación"; señala dolida. "Si no querían que pusiéramos los adornos tendrían que haberlo prohibido desde el principio", añade.

Fuentes de la consejería Urbanismo, de la que depende la gestión del cementerio, afirman que esta no es una situación nueva, pero que ha llegado a límites intolerables. Según explican, han recibido quejas de otros usuarios del camposanto, que sostienen que se invaden sus propiedades, y de los trabajadores de las instalaciones, que en ocasiones ven dificultado su trabajo diario.

"No se trata solo de ornamentos: en muchas ocasiones no se limitan a poner la lápida solo en el frontal de los nichos, sino que la extienden por la acera dificultando el movimiento de las máquinas que los operarios utilizan para inhumar y exhumar en los nichos más altos", abundan desde Urbanismo. 

Apropiación indebida de espacio

Además del suelo más cercano al nicho, frente a este se han ocupado parcelas de tierra en las que se han levantado pequeños jardines en honor al difunto, lo que constituye una apropiación indebida del espacio gestionado por el Ayuntamiento, según indican desde el Consistorio. 

Pilar Clavería explica que no han recibido quejas de otras familias ajenas al colectivo por la decoración. "Es más, a veces nosotros limpiamos los nichos que están junto a los nuestros porque esas personas no acuden al cementerio tan a menudo como nosotros", indica.

Además, la presidenta de Faga defiende que las familias gitanas no han ocupado nada que no sea la zona frontal del nicho que les corresponde y que si no fuera así no les importaría pagar alguna cuota de más al Ayuntamiento. El Consistorio remarca que no se trata de "una cuestión recaudatoria" y añaden que van a permitir la colocación de todos los elementos ornamentales que las familias deseen, "siempre y cuando no invadan el espacio público o el de nichos colindantes".

Plazo para la retirada

Clavería critica que el Ayuntamiento haya enviado las cartas directamente a las familias sin haber avisado antes a las asociaciones, que son muy respetadas en el colectivo. "En Faga nos enteramos porque vinieron cientos de familias con las cartas en la mano. Desde el primer momento nos pusimos en contacto con los grupos municipales para pedirles una reunión y que llevaran nuestra postura al Ayuntamiento. Esperamos que nos reciban", afirma.

La presidenta de la federación indica que en la notificación el Ayuntamiento se insta a las familias a retirar los ornamentos que excedan del frontal de los nichos en 20 días. Si no lo hacen, añade, les pueden penalizar con multas de hasta 500 euros y la retirada de los objetos la efectuará el Ayuntamiento. 

"No queremos herir a nadie en una tema tan sensible. Simplemente se trata de unas medidas encaminadas a que se respete siempre el espacio público", aclara el Consistorio defendiendo su actuación. Mientras, desde Faga, advierten: "Habrá un levantamiento gitano si no llega a un acuerdo".

Etiquetas