Despliega el menú
Zaragoza

Emigrantes aragoneses

"Me fui a la aventura a estudiar Medicina en Budapest"

Sara Sánchez, oscense de 20 años, se fue en 2010 a estudiar la carrera de Medicina en Budapest. En el futuro no sabe si volver a España, ir a otra ciudad europea o a EE.UU.

Sara Sánchez, en Budapest
"Me fui a la aventura a estudiar medicina en Budapest"
S. S.

Sara Sánchez García, oscense de 20 años, tenía una cosa clara: quería estudiar Medicina, en España o donde fuera. Y el destino resultó ser Budapest. Llegó allí en agosto de 2010, le gusta la carrera y la ciudad. En el futuro no sabe si volver a España, seguir estudiando en Hungría, en otra ciudad europea o en EE.UU.

"Vine a Budapest por dos razones: quería estudiar Medicina en inglés y porque entrar en la universidad en España era un poco complicado. Busqué con mis padres por internet opciones para estudiar en Europa, a través de la web estudiosmedicina.com. Me gustó la información de Hungría, hice un examen en la embajada en Madrid y me aceptaron en tres universidades. Me decidí por la Facultad de Budapest por el hecho de estar en la capital", cuenta.

Y el 17 de agosto de 2010 aterrizó en la capital húngara. "Vine a Budapest sin conocer la ciudad, ni el idioma, ni a mis futuros compañeros españoles, sin haber leído una guía de viajes, ni haber mirado nada más que dónde se localizaba la universidad y mi piso... ¡a la aventura! Tengo un buen nivel de inglés (ahora lo he mejorado) y eso fue lo que me salvó", cuenta.

Barreras

Los primeros meses fueron difíciles, con el cambio de una ciudad pequeña a una grande, por el hecho de estar alejada de su familia y amigos, y con la barrera del idioma. "Aquí la gente apenas habla inglés. Es muy difícil encontrar a alguien con un nivel medio-alto. Por eso cuesta tanto abrir una cuenta bancaria, contratar el móvil e internet o los trámites del piso", señala.

Ahora está muy integrada en la universidad y en la ciudad. "En la universidad estudiamos alumnos de todo el mundo, entre ellos bastantes españoles. Las clases son en inglés y también nos enseñan húngaro para el día a día y para las prácticas en los hospitales. La ciudad tiene mucha vida estudiantil. Budapest es una ciudad preciosa, con un gran patrimonio arquitectónico e histórico. La vida es más barata que en España. El transporte público es especialmente barato para los estudiantes. El abono mensual cuesta 13 euros y sirve para viajar en metro, tranvía, autobús y trolebús", cuenta.

"De Huesca echo de menos pasar tiempo con mis amigos y mi familia, y mi pueblo, Ayerbe. Voy a Huesca tres o cuatro veces año año. Y cuando vuelvo a Budapest, me traigo kilos de comida: jamón serrano, queso, longaniza, torta de anís..., por lo que culinariamente no me siento muy lejos", comenta.

De momento planea seguir estudiando en Budapest al menos un curso más, y después tiene varias opciones de futuro. "No sé si hacer el sexto curso en España o en Europa. Después me gustaría hacer el MIR en España o su equivalente en EE.UU.: el USMLE (United States Medical Licensing Examination). De lo que estoy segura es de que no creo que me quede en Hungría a trabajar, puesto que no tengo conocimientos de húngaro suficientes como para un futuro trabajo de médico. Creo que tener otra opción al MIR es una gran ventaja para mi futuro", afirma.

Etiquetas