Despliega el menú
Zaragoza

Ante las crecidas del Ebro

El Inaga autoriza las obras en el Ebro para garantizar la seguridad de Boquiñeni

Las obras quieren incrementar la seguridad de la mota defensiva y se trabajará también en la retirada de un islote de gravas.

Situación de la crecida del Ebro en Boquiñeni, en una foto de archivo
Nuevas fotos de la crecida del Ebro_4
OLIVER DUCH

El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga)ha dictado informe favorable a las obras que se van a llevar a cabo en el río Ebro para recuperar la seguridad en la localidad zaragozana de Boquiñeni, promovidas por la Confederación Hidrográfica.

Las obras para incrementar la seguridad de la mota defensiva del casco urbano de Boquiñeni, constan de tres actuaciones, la primera de las cuales consiste en el refuerzo de la misma en un tramo de 210 metros.

Se va a sustituir el material exterior por uno más impermeable y se va a ensanchar la mota en un metro hacia el río, para finalizar realizando una escollera de protección y un estaquillado y siembra en el talud, según ha informado el Gobierno de Aragón.

Esta actuación requiere la tala de unos ocho chopos en el actual talud, que serán repuestos.

La segunda actuación es la retirada de un islote de gravas, del que se quitarán unos 8.000 metros cúbicos, accediendo al mismo desde la margen izquierda del río, y la tercera intervención consiste en la retirada de una barra de gravas junto a la margen izquierda, de la que se eliminarán unos 10.000 metros cúbicos.

Para estas actuaciones se abrirá un camino de acceso desde la margen izquierda, de unos cuatro metros de ancho, que al finalizar los trabajos quedará suprimido, se descompactará y se plantará vegetación en dicho tramo.

El material extraído del cauce se almacenará en una parcela del Ayuntamiento de Boquiñeni y se utilizará para la reparación de caminos y otras infraestructuras municipales.

La directora del Inaga, Nuria Gayán, ha declarado que se trata de una actuación muy necesaria para la protección del casco urbano de Boquiñeni, que va a realizar la CHE en los términos municipales de Boquiñeni y Pradilla de Ebro, y ha explicado las condiciones medioambientales que ha dictado el Instituto.

De este modo, la traza seleccionada de los caminos de acceso al río para la extracción de sedimentos del islote y la barra lateral será jalonada con piquetas de señalización, para no se invadan otras zonas con vegetación natural limítrofes.

Se deberá prospectar la presencia de margaritífera en el cauce, antes de realizar los trabajos, para descartar la presencia de ejemplares o en su caso tomar las medidas correctoras adecuadas que señalarían los técnicos del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Zaragoza.

Además, una vez retirados los áridos se asegurará que la superficie del cauce no presenta acopios ni depresiones que alteren el relieve final.

Los trabajos serán supervisados por el citado Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Zaragoza.

La CHE habitualmente solicita al Inaga informes relacionados con actuaciones de limpiezas de cauces para recuperar la sección de paso y dragados en distintos barrancos y cauces de la cuenca del Ebro.

Etiquetas