Despliega el menú
Zaragoza

Segundo Aniversario

El 15-M cierra su segundo aniversario buscando "mantener a la gente despierta"

El colectivo se manifestó este miércoles en la Plaza del Pilar junto a Stop Desahucios para seguir "llamando a la conciencia de la gente".

Aniversario 15-M
Aniversario 15-M
GUILLERMO MESTRE

Dos años más tarde, el movimiento del 15-M volvió a reunirse en la Plaza del Pilar de Zaragoza para reclamar cambios en un sistema que consideran injusto, celebrando los dos años de activismo bajo las mismas reclamas con las que nacieron, y con el apoyo de la plataforma Stop Desahucios y las Mareas ciudadanas.

Desde el 2011 el movimiento ha visto como su capacidad de convocatoria se iba reduciendo, desde los millares que acamparon en las plazas aquella primavera, a las 500 personas que este miércoles se congregaron bajo el lema de 'de la indignación a la rebeldía' y gritos como 'Lo llaman democracia y no lo es' o 'Esta crisis no la pagamos'.

Sin embargo, las ideas del 15-M han conseguido aglutinar a los numerosos colectivos que han surgido en estos dos años, como Stop Desahucios o las distintas Mareas Ciudadanas que les acompañaban en la concentración. "El 15-M somos todos, somos ciudadanos" dice Hugo Esteban, miembro de la asamblea de Delicias que asegura que el movimiento ha pasado a centrarse en "labores más concretas a partir de las distintas asambleas", las cuales "buscan sus propios proyectos y acciones para ayudar a su comunidad".

"El hecho de mantener tantas asambleas activas ya es un éxito" valora Esteban, que reconoce que han perdido poder de movilización, ya que mantener el mismo escenario que en 2011 "no lo esperaba nadie" y que ahora mismo luchan para que "la gente se mantenga despierta".

Coincidencia con un acto de La Falange

Sin embargo, el clima entre los congregados se encontraba enrarecido por lo que entendían como "una provocación". Y es que Delegación del Gobierno había autorizado también en la Plaza del Pilar una concentración organizada por La Falange en contra del aborto.

"Creemos que La Falange ha convocado este acto el mismo 15 de mayo para provocar" dicen desde la plataforma de Stop Desahucios, que cuestionaba la decisión de la Delegación del Gobierno de congregar en un mismo espacio dos concentraciones "para provocar tensiones".

"Nosotros hemos demostrado ser un colectivo que en todas nuestras acciones, haya policía o no, ser pacíficos" aseguran desde la plataforma, que además de solicitar el cese de los Desahucios se sumó a la convocatoria y lemas del 15-M.

No obstante, en ningún momento hubo riesgo de que la situación se tornara conflictiva, ya que la marcha provida finalizó una media hora antes de lo previsto, según informan fuentes policiales, evitando así cualquier tipo de coincidencia.

Quejas contra el Delegado del Gobierno

A las habituales reclamas, la concentración dirigió varios de sus gritos al Delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde, en protesta por las multas que han recibido miembros de Stop Desahucios y de "todas las Mareas", según afirman, y por las trabas con las que dicen haberse encontrado para celebrar todos los actos conmemorativos.

"A nosotros nos es indiferente lo que hagan otros" dice Hugo Esteban en relación a la marcha de La Falange, "lo que es triste" continúa, "es que la Delegación permita actos como este y a nosotros nos pongan mil impedimentos" cuenta mientras señala a la gran cantidad de policías que impedía que la concentración se expandiera más allá de su zona asignada.

Espontaneidad e iniciativa propia

El 15-M cierra de este modo su segundo aniversario, debilitado en cuanto a participación "pero más centrado y realizando una labor más concreta", según Esteban, que afirma además que el movimiento no tiene programados más actos generales después de esta última concentración, centrándose en el trabajo "desde las asambleas" y dando lugar a la "espontaneidad y la iniciativa propia para buscar un cambio hacia mejor".

Etiquetas