Zaragoza

Zaragoza

Cuenta atrás para el estreno del tranvía en la margen izquierda

Hasta 18 convoyes atravesarán a diario la ciudad, enlazando Valdespartera y Parque Goya en poco más de 20 minutos.

Un convoy por el Actur
A PHOTO AGENCY

Después de cuatro años de obras, acaloradas discusiones acerca de su idoneidad e incluso algún percance puntual, el tranvía al fin completa, desde este martes (un día antes se llevará a cabo la inauguración oficial), el recorrido de la primera línea. Hasta 18 convoyes atravesarán a diario la ciudad, de sur a norte y de norte a sur, enlazando Valdespartera y Parque Goya en poco más de 20 minutos.

Las previsiones municipales pasan por duplicar el número de viajeros que cada día se suben a los modernos Urbos 3. Actualmente se abonan algo más de 50.000 desplazamientos los días laborables, por lo que en un breve espacio de tiempo se espera alcanzar la mágica cifra de 100.000 viajeros al día.

Las nuevas paradas del tranvía se encuentran principalmente en el Actur, aunque también en Parque Goya e, incluso, junto a la entrada a Juslibol. En total, los tres barrios suman más de 60.000 habitantes, que han padecido en mayor o menor medida el avance de las obras. También las han sufrido en sus carnes los estudiantes, profesores y otros profesionales del Campus Río Ebro.

Sirva como ejemplo: el 53,5% vecinos del Actur consideraron en el último 'barriómetro' de Heraldo de Aragón que las obras del tranvía se habían convertido en el mayor problema de su zona. Una situación que por fin concluye.

Menos buses

La reordenación de las líneas de autobús que coinciden con el trazado del tranvía a lo largo de la margen se ejecutará a finales de mayo. Los planes del Ayuntamiento pasan por suprimir tres de estas líneas (20, C2 y 45) y modificar otras cinco. El 22 pasará ahora por el paseo de María Agustín y el paseo de Pamplona, las líneas 23 y 42 adelantarán su final al intercambiador del Actur, el 31 dejará de pasar por la avenida de Madrid y el 40 interrumpirá su recorrido en la plaza de Paraíso.

Por otro lado, los vecinos del Actur están atentos a las marquesinas pendientes de instalar a lo largo de las calles Gómez de Avellaneda y María Zambrano. Dos vías con intenso cierzo en invierno y muy expuestas al sol en verano.

Optimismo en el comercio

Uno de los colectivos que más ha notado la llegada del tranvía es el de los comerciantes. Si bien la llegada de los convoyes suscitó quejas entre los empresarios del centro de la ciudad, al otro lado del Ebro, en el Actur, se espera con ilusión la puesta en marcha de este medio de transporte en el distrito.

"Confiamos en que nos resulte beneficioso y que se ponga de nuevo en marcha esta zona de la ciudad", asegura Ángeles Pelegay, presidenta de la Asociación de Comercios y Servicios del Actur. "Ya no solo por la conexión con el centro, que será positiva, sino también con Valdespartera, un barrio con comercios de gran calidad pero todavía carente de algunos servicios".

La crisis, cómo no, también se está dejando notar en el Actur, así como la inauguración de nuevos espacios comerciales. "La apertura de Puerto Venecia nos ha restado algunos clientes, no tanto de la propia ciudad, sino sobre todo de toda la ribera del Ebro", añade Pelegay.

La conclusión de las obras también resultará positiva para los empresarios de la zona. "El grado de incidencia de las obras ha sido importante, pero el resultado ha sido bueno, han quedado unas avenidas preciosas", concluye la representante de los comerciantes.

Etiquetas