Zaragoza

Zaragoza

Preocupación en Valdefierro por un camino junto a una acequia

Vecinos y transeúntes cruzan por un paso que antes estaba tapiado y que discurre junto a una acequia, en la calle Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles.

Vecinos de Miralbueno alertan del peligro de un paso improvisado junto a una acequia

Desde hace varios años, la tapia que separa un camino que va de la calle de Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles, en Valdefierro, en Zaragoza, a la urbanización La Floresta,  ha sido derribada una y otra vez dejando vía libre para transitar por un peligroso sendero que discurre junto a una acequia.

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha bloqueado en varias ocasiones este acceso aunque a día de hoy permanece abierto. Desde la cercana urbanización Parque Hispanidad se alerta del peligro de este paso, ya que no existe ninguna medida de seguridad y la corriente de la acequia es fuerte.

Jesús Domingo administrador de Dogar, empresa que gestiona la finca de Parque Hispanidad afirma que “supone un peligro para quienes transitan por este sendero, sobre todo para niños y personas mayores. La acequia está al descubierto y no existe ningún elemento de seguridad que separa la vía de la zanja”.

Ángel López, de Dogar Parque Hispanidad añade que “este acceso se utiliza desde hace años. Si la Confederación estimase oportuno su uso habría que adecentarlo y dotarlo de las oportunas medidas de seguridad”, señala.

La acequia es propiedad de la CHE pero el uso está cedido a los regantes de la zona, según explican desde la Confederación. "La CHE levantó el muro porque era una zona peligrosa. Alguien lo derribó porque interrumpía el paso en algún punto. Y vamos a volver a levantarlo por seguridad", apuntan.

El vano del muro se encuentra junto a la Residencia de estudiantes Ramón Pignatelli, y a través de él se llega hasta la calle de Hayedo. El tramo sirve de alcorce para los transeúntes que quieren cruzar hacia la urbanización La Floresta y viceversa.

Triste recuerdo

En 2005, el barrio de Miralbueno vivió un triste episodio cuando una mujer y su nieto de cuatro años fallecieron en un tramo de acequia que desemboca en la Ronda Oliver. El pequeño resbaló y fue arrastrado por la corriente; su abuela pereció al intentar rescatarlo y quedar atrapada en un sifón. Al día siguiente, el niño murió de una parada cardiaca tras ser rescatado por los bomberos.

Etiquetas