Zaragoza

Educación

Preocupación entre los padres por los desperfectos en un colegio de La Puebla

El viento tiró hace un mes un techo del colegio Los Albares y aún no se ha reparado. Los padres recogen cerca de 400 firmas pidiendo que se reparen diversos daños en el centro y se garantice la seguridad.

Zona inutilizada por la caída de un techo en el colegio Los Albares
Preocupación entre los padres por la seguridad en un colegio de La Puebla
HERALDO.ES

El pasado 23 de febrero soplaron fuertes rachas de viento en Zaragoza y su entorno, y el viento tiró el techo de un porche del colegio Los Albares, en La Puebla de Alfindén. Un mes después, el agujero sigue sin reparar. Y no es el único desperfecto en el centro, inaugurado en el curso 2010/11, y que cuenta con 414 alumnos de Infantil y Primaria.

Los padres están "muy preocupados" por las condiciones de seguridad del centro, han recogido 377 firmas y han entregado varias cartas esta semana denunciando la situación. Los días 18 y 19 de marzo han presentado su escrito a la directora del colegio, en el ayuntamiento de la localidad, el servicio provincial de Educación y la Diputación Provincial de Zaragoza. De momento, no han recibido ninguna respuesta.

Los desperfectos

Los padres denuncian en su carta los desperfectos del centro: "El 23 de febrero se hundió el techo de uno de los porches, en el lugar por donde entraban habitualmente los niños de Primaria. Afortunadamente, el hecho ocurrió en fin de semana y no hubo que lamentar ninguna desgracia. Desde entonces lo único que han hecho ha sido retirar los escombros y precintar la zona. El pasado fin de semana arrancaron lo que quedaba de techo para que no cayeran más trozos. El año pasado en esta zona ya tuvimos desprendimientos y unas lamas salieron despedidas un día de mucho viento", señalan.

"Cada día que pasa aparecen nuevas grietas en los porches o se agrandan las que hay. El techo de una terraza de la segunda planta se ha combado y han prohibido el acceso. Y hace unos días una pieza metálica de considerables dimensiones salió despedida de un aparato que hay en el tejado. Esta vez fue en horario de comedor y cayó a los pies de una profesora que custodiaba la puerta de entrada", cuentan.

Los padres piden que se les garantice por escrito que los niños no corren ningún peligro; que un técnico acuda urgentemente a evaluar los daños y redacte un informe sobre el estado del colegio; que se reparen las zonas dañadas lo antes posible y se hagan las obras de ampliación prometidas, y que se instale algún tipo de cortavientos para que los niños puedan salir al recreo los días de viento.

Limitaciones de uso

"El estado actual del colegio está limitando y condicionando las actividades de los niños. La sala de psicomotricidad ha sido precintada y los niños usan ahora la sala multiusos. El acceso al colegio se ha limitado a una sola puerta para todos los alumnos de Infantil y Primaria, por lo que se crean aglomeraciones. A los niños se les ha recortado la zona de juegos en el recreo. Y cuando hace un poco de viento se les prohíbe salir al recreo a los niños de Primaria", aseguran.

El colegio Los Albares se inauguró en el curso 2010/2011 y se ha quedado pequeño. Tiene 414 alumnos y está pendiente la ampliación del edificio de Infantil. Padres, profesores y alumnos grabaron recientemente un vídeo para denunciar la falta de espacio.

Etiquetas