Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Familia

Las adopciones internacionales caen bruscamente en Aragón

El desembolso económico y el endurecimiento de los requisitos por parte de los países de origen reducen los procesos a solo 21 niños en 2012. Los padres critican el sistema y sus costes.

En 2014 solo se registraron 87 solicitudes de adopción nacional en Aragón
Las adopciones internacionales caen bruscamente en Aragón
HA

La adopción de niños extranjeros en Aragón se está diluyendo poco a poco. La situación económica actual obliga a muchas familias a replantearse la posibilidad de asumir los altos costes del proceso, mientras los países de origen endurecen sus requisitos para dar salida a sus huérfanos.

Con este panorama, en 2012 apenas se registraron 21 adopciones internacionales en la Comunidad, cuando en años anteriores se superaban los cien -en 2005 se alcanzaron los 212 procesos-. “Se nos están cerrando muchas puertas desde los propios países”, lamenta Vanesa Luño, de la Asociación de Ayuda a la Infancia en el Mundo, una de las entidades colaboradoras en materia de adopción internacional (ECAI) que operan en Aragón.

“En Etiopía ya no podemos, en Filipinas solo por cupos... cada vez hay menos opciones”, señala. Sin embargo, todavía queda esperanza para muchos padres. Su organización es la encargada de tramitar los procesos de adopción de niños llegados de Rusia, el país que más adopciones protagonizó en la Comunidad el año pasado con diez casos. Y eso que el proceso burocrático para este país es de los más largos y complejos.

A ellos hay que sumarles tres jóvenes chinos, dos indios y algún caso más de Panamá y Etiopía que llegaron el año pasado. China es uno de los que más ha descendido en las estadísticas dadas las trabas impuestas recientemente por su Administración. Las tres adopciones del país oriental en 2012 contrastan con las 98 de 2005. El tiempo de espera hasta abrazar al recién llegado ha pasado de seis meses a seis años en la última década.

En este sentido, la duración del proceso de adopción varía en función del país de origen, pero la media ronda los dos años. Un largo trámite lleno de dificultades -y gasto económico- criticado por los padres.

“Es un calvario, pero merece la pena”

Es la opinión de muchos de los padres que han podido culminar un proceso de adopción internacional: es de todo menos un camino de rosas. El sistema de tramitación a través de las ECAIs y los costes económicos sin apenas garantías desalientan a más de uno.

Las ECAIs se ofrecen como oenegés pero en realidad son gestorías con exclusividad, si no te gustan no puedes buscarte otra porque son las únicas que tiene permiso para trabajar con un país determinado”, critica S.P., una madre zaragozana que este año recibió por fin en su casa a un niño llegado del extranjero.

Asegura que “es un calvario, pero merece la pena” tras la llegada del pequeño, lo que no quita para que muchos padres muestren su descontento, incluso a través de plataformas y asociaciones. “El problema está en que juegan con los sentimientos de los padres para sacar todo el dinero posible, y eso que en los contratos que firmas no existe ninguna garantía de completar la adopción con éxito”, indica.

Sumando los costes del papeleo y gestión del proceso, la aportación al orfanato de turno y otro tipo de gastos, el desembolso final por parte de los padres suele superar los 20.000 euros.

Etiquetas