Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Según fuentes sindicales

Un 30% de las monitoras de comedor de Aragón no tendrán trabajo el próximo curso

Los sindicatos consideran que la nueva convocatoria de becas de comedor es "insuficiente" y auguran que habrá "más monitoras en suspensión" el curso que viene.

Concentración de monitoras el pasado mes de enero.
Maratoniana negociación_6
GUILLERMO MESTRE

Un 30% de las monitoras de comedor -alrededor de 450 trabajadoras- no tendrán trabajo al inicio del curso que viene, según estimaciones de UGT-Aragón.

La reducción de becas de comedor, el incremento del coste del servicio y la crisis provocaron que bajara el número de comensales y, por tanto, que se redujera el llamamiento de monitoras en septiembre; un mes en el que también hizo mella que el periodo de jornada continua dejara de estar subvencionado.

La previsión -añaden fuentes sindicales- es también "pesimista" de cara al curso que viene, tras conocerse que el departamento de Educación destinará 4.000.000 de euros -dos menos que este año- a becas de comedor escolar.

"Creemos que la nueva partida es insuficiente y que va a haber más monitoras en suspesión. Se va a repetir un poco lo mismo de este año", vaticina la representante sindical de UGT, Ana Royo.

150 monitoras sin trabajo

Según datos del sindicato, en Aragón existen entre 1.400 y 1.500 trabajadores de este sector (la mayoría mujeres). De estas -precisan- 150 estarían en suspensión, sin posibilidad ya de ser llamadas para cubrir un puesto este curso salvo excepciones puntuales -como una baja-. 

"Con la ampliación del crédito para becas de comedor pensamos que se ampliarían las plantillas, pero lamentablemente no ha sido así porque muchas familias han tenido que renunciar", explica, por su parte, la representante sidical de CC. OO., Sagrario Mariblanca.

Los sindicatos calculan que unas 80 monitoras continúan a estas alturas de curso sin haber ocupado un puesto de trabajo, "que en algunos casos habían desempeñado durante 9 y 10 años", puntualizan.

Además, las representantes de las trabajadoras aseguran que existe otro grupo de monitoras -con contratos de obra y servicio- que "ni siquiera han tenido opción este curso", pues solo son llamadas una vez que todas las fijas han ocupado sus puestos de trabajo.

Subvenciones para la jornada partida

Por otra parte, los sindicatos subrayan el perjuicio que supone tanto para las trabajadoras del sector como para las familias que las becas de comedor cubran solo el periodo de jornada partida. "Estamos viendo que persisten en concederlas de octubre a mayo cuando la realidad es que las necesidades que cubren las becas son de personas que tienen la misma necesidad todos los meses", critica Ana Royo, al considerar que esta modalidad "se aleja totalmente de la realidad de las familias".

"Los padres tienen que conciliar la vida familiar en septiembre y en junio no solo de octubre a mayo. Si continúa esta tendencia habrá niños que se quedarán sin hacer la única comida caliente del día", concluye Royo

Etiquetas