Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

En Aragón, desde 2007

Las bajas por enfermedad profesional caen un 63%

El miedo a perder el empleo empuja a muchos aragoneses a no pedir la baja y a soportar la dolencia. Tras la reforma laboral, las bajas por enfermedad profesional en Aragón han caído un 31%.

Imagen de 2010 de la cadena de montaje de la fábrica de GM en Figueruelas.
GM ofrece a unos 300 empleados más la jubilación parcial con contrato de relevo
A. N.

Hasta 1.201 trabajadores aragoneses estuvieron de baja en el año 2007 por enfermedad profesional (aquellas que se producen como consecuencia de las condiciones de trabajo). Cinco años más tarde, en 2012, el número de casos se redujo a 444: un 63% menos. Un descenso marcado principalmente por dos factores: una menor población activa y el miedo a quedarse en el paro, especialmente después de las nuevas condiciones de despido marcadas por la última reforma laboral.

Este descenso ha sido generalizado en las tres provincias. En Huesca se contabilizaron 99 casos en 2007, en la provincia de Teruel hasta 61 y en la de Zaragoza un total de 1.041. En 2012 las bajas han caído a 49 en Huesca (un 50% menos), 43 en Teruel (41%) y 352 en la provincia de Zaragoza (66%), según los datos del departamento de Economía y Empleo del Ejecutivo autonómico.

Por contra han crecido, aunque de forma moderada, el número de aragoneses que no han causado baja en sus empresas a pesar de sufrir una patología generada en su propio entorno laboral: 559 en 2007 por los 601 de 2012.

Según se desprende del último informe de siniestralidad realizado por el sindicato UGT, Aragón es la cuarta comunidad donde más enfermedades laborales se registraron a lo largo del curso pasado, solo por detrás de Cataluña, País Vasco, Madrid, Galicia y Navarra.

"Miedo al despido"

"La principal razón que motiva este fuerte descenso, a parte del gran retroceso en la actividad económica, es el miedo del trabajador al despido por coger una baja que le corresponde y que en una situación normal pediría", señala Beatriz Sanz, secretaria del área de Salud Laboral de UGT-Aragón.

"Ahora mismo nos encontramos con accidentes y dolencias, como por ejemplo una lumbalgia, ante los que los trabajadores o bien no piden la baja o van a la mutua para que les pinchen y puedan ir a trabajar ese mismo día", indica Sanz.

Para la responsable de UGT, las cifras que refleja la DGA no se ajustan del todo a la realidad, ya que "no contabilizan aquellos casos en los que, por mala praxis de las mutuas, se deriva a la Seguridad Social". De este modo, "una tendinitis generada en el trabajo se trata como una enfermedad ajena al entorno laboral". Además, subraya, estas prácticas "contribuyen a la saturación del sistema sanitario público".

Reforma laboral

La reforma laboral ha intensificado el retroceso en la petición de las bajas. Mientras en todo 2011 se registraron 646 bajas, el dato es un 31% inferior solo un año después, cuando se tramitaron 444 bajas por enfermedad laboral.

"Hemos llegado a una situación en que la gente prefiere ir enferma a trabajar que exponerse a la pérdida del empleo. Tras la reforma nos encontramos con empresas que utilizan bajas totalmente justificadas como causa objetiva de despido a cambio de 20 días de indemnización", asegura Sanz.

Repunte en el sector servicios

Según las estadísticas del departamento de Economía y Empleo, las ocupaciones que mayor número de bajas por enfermedad profesional generaron en todo 2011 fueron las cadenas de montaje de vehículos, las de productos de caucho y plástico y la industria de la alimentación.

El sector servicios es en el que más han crecido en el último año las enfermedades profesionales. "Hemos notado un repunte importante, motivado por la alta temporalidad, los malos horarios y contratos muy irregulares. Es lo que ocurre en el momento en que se deja de lado la prevención de riesgos laborales", concluyen desde UGT.

Etiquetas