Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Pintadas en la fachada de la Casa de Albarracín

El edificio, ubicado en el parque José Antonio Labordeta y que alberga la sección de Cerámica del Museo de Zaragoza aparece, cada fin de semana, "con nuevos grafitis".

Pintadas en la Casa de Albarracín, que se encuentra en el Parque Grande
Nuevas pintadas en la fachada de la Casa de Albarracín
T. M.

“¿Qué hacer con todo el excedente de brillantina y pintura del pasado Carnaval? Manualidades, maquillaje corporal… Se nos ocurren muchos usos y mejores que los que piensan algunos de nuestros vecinos durante las noches de los fines de semana. Y es que el precioso edificio de la Casa de Albarracín amanece con las fachadas coloreadas cada lunes, una situación que ya resulta problemática”, dice Miguel Beltrán, director del Museo de Zaragoza, entidad a la que pertenece la sección de Cerámica que alberga la Casa de Albarracín.

“Quizá para algunos esas pintadas sean placer para la vista, pero solo esquilmará un poco más las arcas públicas. Esta situación nos entristece mucho, porque uno de nuestros fines es concienciar a la ciudadanía de la necesidad de proteger y respetar un patrimonio cultural que a todos nos pertenece”, comenta Beltrán.

Pero no solo los grafitis preocupan a los responsables del edificio, ya que el entorno también da muestras de cómo se divierten algunos durante las noches de los sábados. “Hemos llegado a encontrar de todo. Botellas, cristales y hasta preservativos”, apuntan desde el Museo de Zaragoza. “Ya no sabemos qué hacer, porque nos hemos quejado en numerosas ocasiones a los organismos correspondientes. Recuerdo una vez que los amantes de este tipo de pintadas estaban esperando, bote en mano, a que acabáramos una presentación en la Casa de Albarracín para ‘decorar’ la fachada, lo cual, por desgracia, pudimos comprobamos al día siguiente”, comenta Beltrán."Penosa situación"

Una “penosa” situación que también reconocen desde el Departamento de Cultura del Gobierno de Aragón, de quien depende el mantenimiento del edificio. “Por desgracia, este tipo de acto vandálico es bastante habitual en dicha localización. Además, hay que tener en cuenta que la limpieza de las pintadas se paga con dinero público”.

En cuanto al cuidado del parque, responsabilidad del Área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza, desde el propio Consistorio aseguran que “todos los sábados por la mañana un equipo recorre el parque para detectar y controlar pintadas, actos vandálicos y deficiencias”, concluyen fuentes municipales.

Etiquetas