Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Agricultura

En una década se ha perdido el 90% de la huerta zaragozana

Hoy se presenta una plataforma para recuperar la huerta. Defienden la agricultura de proximidad y ecológica, y apuestan por la creación de puestos de trabajo.

Un agricultor de Movera
En una década se ha perdido el 90% de la huerta zaragozana
P. F.

En las fruterías y verdulerías de Zaragoza cada vez se encuentran productos traídos de más lejos (incluso borrajas cultivadas en invernaderos de Murcia), cuando históricamente la ciudad se ha abastecido de los productos de la huerta de su entorno. En una década, la ciudad ha perdido un 90% de su huerta.

En 2003, en el término municipal de Zaragoza había 2.600 hectáreas de superficie cultivada dedicada a hortalizas, según un estudio de Ebrópolis elaborado por Elena Aragonés. En 2001, había 3.570 hectáreas. Después fue descendiendo la superficie hortícola. El último año analizado en este estudio, 2009, había 602 hectáreas.

Hoy no llega a 300 hectáreas, según cálculos de la Asociación de Hortelanos de Zaragoza. "Es una pena que se pierda la huerta de Zaragoza. Ofrecemos productos frescos y de calidad cultivados a pocos kilómetros del centro. Es un trabajo muy esclavo, la gente se jubila y no hay relevo generacional", afirma Manuel Calle, de 41 años, presidente de la asociación.

La Asociación de Hortelanos tiene ahora 24 socios, con una media de edad de 58 años. Además, hay una treintena de agricultores de pueblos cercanos que también venden en Zaragoza. Hace una década, en la asociación había más de 500 personas.

Plataforma por la Huerta Zaragozana

Frente a estos datos, está surgiendo un nuevo movimiento para recuperar la huerta, que agrupa a agricultores, ecologistas, asociaciones de vecinos, grupos de consumo, numerosos colectivos sociales y un centenar de particulares. La Plataforma por la Huerta Zaragozana se presenta este sábado en la plaza del Pilar, con la plantación de un huerto, una representación teatral y la lectura de su decálogo.

"Reinvindicamos la recuperación de la huerta zaragozana por motivos ambientales, económicos y sociales. Una agricultura de proximidad y ecológica es beneficiosa para el medio ambiente y para la salud de los consumidores. Consumir productos locales reduce el coste energético de su traslado y mejora sus propiedades. Los productos importados de lejos deben ser recolectados antes de su maduración, manipulados, envasados, refrigerados y transportados hasta los mercados de las ciudades, donde llegan sin su frescor, sabor y propiedades", explica Julia Mérida, educadora ambiental muy ligada a distintos colectivos de agroecología, trabajadora de la Universidad de Zaragoza y miembro de la Plataforma.

La Plataforma defiende la agricultura ecológica y la potenciación de las variedades locales. "Es un momento en el que hay una sensibilizacion fuerte por parte de los ciudadanos que queremos saber lo que comemos y, por otro lado, de jóvenes que están volviendo al campo y dedicándose a la agroecología", apunta Julia, de 30 años.

En los últimos años Zaragoza vive un 'boom' de huertos urbanos de alquiler. "Nuestra iniciativa va mucho más allá de los huertos de ocio. Queremos que la ciudad recupere sus tierras fértiles y vuelva a abastecerse de sus recursos. Este tipo de agricultura que apoye la comercialización de circuito corto también permitirá generar puestos de trabajo", añade Julia.

Una de las primeras medidas que pide la Plataforma es que se ponga en marcha la resolución aprobada en el pleno del Ayuntamiento el 13 de noviembre. "El Gobierno de Zaragoza se compromete a la realización de una experiencia piloto de huerta ecológica de kilómetro 0. Dicha experiencia podría desarrollarse bien en terreno municipal o privado del entorno de Zaragoza, tras acuerdo de alquiler con los propietarios", aprobó el Ayuntamiento, con el apoyo de IU, PSOE y CHA.

Etiquetas