Zaragoza

Zaragoza

Un centenar de trabajadores de grandes almacenes protestan contra el convenio

El nuevo convenio recorta los derechos y salarios de cerca de 5.000 empleados en la comunidad aragonesa. No descartan organizar una huelga.

Un centenar de trabajadores de grandes almacenes protestan contra el convenio
J. MORA

Un centenar de trabajadores de grandes almacenes de Aragón se han concentrado, en las escaleras del Paraninfo de Zaragoza, en contra del convenio del sector firmado entre la patronal y los sindicatos Fasga y Fetico, que recorta los derechos y salarios de cerca de 5.000 empleados en la comunidad aragonesa.

Esta es la segunda concentración de los trabajadores de grandes almacenes en Zaragoza que convocan CC.OO. y UGT, y apoyan OSTA y PCE, ya que la primera fue el viernes día 1 de febrero, aunque estas organizaciones sindicales no descartan organizar una huelga general del sector, algo que se decidirá en unos quince días.

Así lo ha manifestado a los medios de comunicación César Gómez, trabajador de Alcampo y responsable de grandes almacenes de CC.OO. Aragón, quien ha anunciado que organizará referéndum en las empresas para conocer la postura de los trabajadores ante una huelga, que se prevé general, para seguir peleando porque no tienen nada que perder, excepto las cadenas.

Si se convocará una huelga general sería "histórica" porque no es un sector de sindicatos de clase, ha dicho Gómez, quien ha recordado que las compañías "hacen terrorismo empresarial" a través de sus propias organizaciones sindicales "amarillas", Fasga y Fetico, que no defienden a los trabajadores, ha asegurado.

Durante la concentración, en la que los asistentes sujetaban una pancarta con el lema "Por el empleo fijo, estable y con derechos, con UGT y CCOO en grandes almacenes, otro convenio es posible", se corearon frases como "Así, así, ni un paso atrás, contra el convenio huelga general" o "No es un convenio, es una estafa".

"Los trabajadores no nos podemos quedar cruzados de brazos ante la agresión" que supone el convenio que "es más que un convenio un manual de esclavitud y de miseria", ha afirmado Gómez.

Asimismo, ha explicado que los empleados de grandes almacenes, que cobran escasamente 800 euros al mes, y pocos pasan de los 12.000 al año, ven ahora aumentar su jornada laboral hasta 1.798 horas, su salario congelado hasta 2016, que además estará ligado a las ventas, con lo cual pueden rebajarlos hasta un 5 por ciento más.

Y por si fuera poco, ha agregado Gómez, en el nuevo convenio se obliga a todo el mundo a trabajar todos los domingos y festivos de apertura, de manera totalmente gratis, entre otras "barbaridades", incluso algunas de ellas inconstitucionales que está estudiando sus gabinetes jurídicos para llevarlo a la autoridad judicial.

En este mismo sentido se ha manifestado Fabián Marcillán, trabajador de Makro y secretario de Organización de la Federación de Comercio de UGT Aragón, quien también ha criticado el convenio firmado entre la patronal y los sindicatos de empresa que supone el aumento de la jornada unas 28 horas y la congelación del sueldo durante cuatro años consecutivos.

Según el representante de CC.OO., "moralmente todo es un desastre" porque estas empresas están teniendo beneficios a pesar de la crisis y si han aprobado ese convenio es porque "quieren absolutamente todo", es decir, beneficios, seguir despidiendo a más gente y abrir todos los domingos y festivos en Madrid y en Aragón ahora once.

Y es que más de 80.000 trabajadores de este sector se han ido a la calle en toda España desde que empezó la crisis, a pesar de los beneficios que se pueden demostrar, ha recordado Gómez.

En Aragón los despedidos podrían estar entre 2.000 y 3.000, ha dicho Gómez, aunque ha reconocido que les cuesta saber cuantos han echado a la calle porque los están haciendo "casi de tapadillo".

Etiquetas