Zaragoza

Protesta en la central hidroeléctrica de Endesa

Desalojan a los veinte mineros encadenados en Mequinenza

Apoyaban la decisión de seis trabajadores de la mina de la localidad que decidieron este jueves encerrarse en la mina para "defender su futuro".

Seis mineros de Mequinenza se encierran para defender
OLIVER DUCH

Los 20 mineros que se habían encadenado a las 7.00 de la mañana de este viernes en la central hidroeléctrica de Mequinenza, propiedad de Endesa, han sido desalojados por los cuerpos de seguridad poco antes de la 13.00, según ha confirmado el comité de empresa de Carbonífera del Ebro. Esta compañía, que da trabajo a 60 mineros, está amenazada de cierre al no estar incluida dentro de los cupos de extracción que el Ministerio de Industria tiene previsto asignar en un decreto ley que podría aprobarse este viernes. Otras fuentes retrasan dicha medida hasta el próximo lunes.

Por su parte, los seis mineros que se encerraron este jueves a las 19.00 en el propio yacimiento continúan con esta medida de presión, mientras media docena de personas se encuentran en la boca en señal de apoyo y ayudando en lo que pueden a las personas que están en su interior. Uno de ellos, el sexto minero encerrado, va entrando y saliendo para llevarles comida. Esta noche ha dormido con ellos.

La delicada situación de esta empresa se debe a que, el pasado 31 de diciembre de 2012, la central térmica de Escucha, donde vendían todo su carbón, echó el cierre. Dicho ejercicio tuvieron un cupo de extracción de 94.000 toneladas, que ahora la compañía quiere vender en la térmica de Andorra. Sin embargo, Endesa se ha negado en rotundo a esta opción porque, según señalaron fuentes de la empresa y del comité, consideran que las características del carbón de Mequinenza daña sus calderas al dejar muchos residuos y cenizas en la combustión.

Los trabajadores no paran de recordarle a Endesa que su carbón fue quemado en Andorra entre 1999 y 2002, incluso en cantidades que llegaron "al 70%", siendo el resto de importación. Las 94.000 toneladas que reclaman los trabajos de Carbonífera del Ebro como cupo de extracción para este año significarían "ni el 2%" de toda la combustión anual en Andorra.

Mineros, en buen estado físico

El presidente del comité de empresa de Carboníferas del Ebro, Francisco Montull ha comentado a la Agencia EFE que a pesar de la humedad que se registra en el interior del pozo, los mineros encerrados se encuentran en buen estado físico y mantienen su voluntad de permanecer en la mina de forma continua y sin aceptar ningún tipo de relevos por parte de sus compañeros.

El responsable sindical, quien ha podido conversar con los encerrados durante el desayuno que les han suministrado sus compañeros, ha responsabilizado de esta situación a Endesa por su negativa a quemar carbón procedente de Mequinenza en la central térmica de Andorra.

Según ha explicado, "Endesa está haciendo electricidad gracias al pantano, con el que obligaron a emigrar a más de 3.000 familias a finales de los años sesenta, y ahora quiere que los mineros que quedan tengan que marchar también".

Ha explicado que el cierre de Escatrón ha dejado a la cuenca minera de Mequinenza sin una central térmica de referencia para quemar la producción.

El presidente del comité de empresa ha calificado, además, de "excusas" los "problemas técnicos" alegados por la empresa energética para rechazar la posibilidad de quemar el carbón de la mina de Mequinenza en Andorra, que, según ha afirmado, tiene "mucha más calidad" que el del resto del territorio aragonés.

Desde finales de los años ochenta del pasado siglo, ha añadido, se han cerrado tres minas y se han perdido más de cuatrocientos puestos de trabajo.

Ha argumentado que la exclusión de Mequinenza de la resolución de ampliación del periodo de extracción del mineral obligaría a emigrar las familias de los cuarenta mineros y de los treinta empleos indirectos que dependen de la actividad de la mina. 

Etiquetas