Zaragoza

Zaragoza

"Algunas placas solares de Parque Goya se infrautilizan"

La asociación de vecinos junto con el Grupo de Energía y Edificación de la Universidad de Zaragoza estudian potenciar el ahorro energético en el barrio.

"Algunas placas solares de Parque Goya se infrautilizan"
HA

“O no funcionan o están en un estado de deterioro tal que apenas dan resultados”. Así se encuentran, según estiman desde la Asociación de Vecinos Parque Goya, la mayoría de las placas solares instaladas, hace alrededor de diez años, en los edificios del barrio.

“El mantenimiento, al menos en mi comunidad que está formada por 180 vecinos, ha sido nulo. Si sumamos esta circunstancia a que las placas fueron fruto de una experiencia tecnológica novedosa no muy desarrollada en los tiempos que corren, da un resultado de funcionamiento deficiente”, explica Chesús Barrena, presidente de la agrupación.

Una situación a la que el Grupo de Energía y Edificación de la Universidad de Zaragoza intenta, en colaboración con el colectivo vecinal, poner solución a través de un estudio específico que pretende diagnosticar los fallos más frecuentes y proponer soluciones sencillas que permitan obtener el mayor rendimiento a las mismas.

“Se trata del mismo equipo que ya diseñó el equipamiento tecnológico en el barrio y que también ha participado en proyectos como el de Valdespartera”, apunta Barrena. “Está claro que el sistema no funciona al 100% y ellos son los más indicados para buscar las mejores soluciones y encontrar la manera de volver a poner en marcha las placas, que lo que hacen es facilitar agua caliente sanitaria a través de la energía solar”, explica el presidente de Parque Goya.

Y es que, según estiman desde el grupo especializado, “una comunidad de este barrio podría ahorrar hasta 7.000 euros al año. Hoy en día y con el estado actual de las placas, solo ahorran unos 1.000 euros”. “Nos hemos dado cuenta de que, entre los vecinos, el desconocimiento de los beneficios es total. Por eso, durante este mes, estamos procediendo a hacer diagnósticos en algunas parcelas de viviendas en las que previamente hemos detectados fallos para, posteriormente, presentarles las correspondientes soluciones a los vecinos”, explican desde la Universidad de Zaragoza.

El objetivo es sensibilizar de que, a pesar del deterioro y el paso del tiempo, los colectores sí puede funcionar, reportando un beneficio de hasta el 60% de ahorro energético y aumentando el respeto al medio ambiente”, comentan desde el grupo.

Está previsto que, a principios del mes de febrero, “se realice una presentación de resultados a los vecinos para que, cuanto antes, puedan poner en marcha las posibles soluciones”, concluye desde la universidad.

Etiquetas