Zaragoza

Zaragoza

La Margen Izquierda solicita un plan para evitar inundaciones

En barrios como Vadorrey, el Arrabal o La Jota esperan las consecuencias de la riada, que llegará esta tarde a Zaragoza.

El puerto de Vadorrey ya estaba totalmente cubierto por el agua este lunes. Una situación que, con el máximo repunte de caudal del Ebro previsto para este martes, supone que los vecinos del barrio “vuelvan a tener que mirar al río con temor”. Y es que así se sienten estos días quienes residen en la Margen Izquierda de la ciudad, aunque aseguran que “de momento no ha habido inundaciones importantes”. “Todos estamos pendientes de la crecida anunciada”, comenta José Luis Muñoz, vocal de la asociación de vecinos de un barrio, Vadorrey, que además cuenta con un “problema” añadido: su cercanía con la desembocadura del río Gállego.

“En el caso de que el agua continúe bajando con fuerza en el Gállego, la consecuencia final será que el Ebro se frenará con lo que las inundaciones estarán aseguradas”, comenta Rafael Tejedor, presidente de la Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal. “En nuestro barrio, de momento, no ha habido problemas. Con los datos estimados de subida seguro que sí se generan algunos charcos en el parque Tío Jorge, debido al nivel freático, y en la subestación eléctrica de la plaza de San Gregorio”, asegura Tejedor, quien cree que la solución para evitar problemas “es la creación de un plan de avenidas”, -apunta-, iniciativa que el colectivo lleva reivindicando “mucho tiempo”.

Algo con lo que también están de acuerdo en La Jota. “La última vez que vimos bajar el Ebro con tanto caudal fue en 2003. Entonces muchos garajes se inundaron, entre ellos el mío. No sé qué ocurrirá si continúa subiendo el nivel… Seguro que algún parquin de la zona de Vadorrey sufrirá las consecuencias”, dice el presidente de la Asociación de Vecinos La Jota.

“Lo que está claro es que hay que hacer algo para evitar que, cuando se suceden temporales meteorológicos como este, tengamos que estar pendientes de la subida del río, con miedo a que haya inundaciones”, apunta Andrés, quien recuerda como “antes de la Expo”, en el Centro de Natación Helios “había una plataforma de unos cuatro metros para acceder al recinto que ya ni existe”. “No sé por dónde pasa la solución para evitar desbordamientos, pero sí estimamos necesaria la creación de un plan que al menos reduzca los riesgos”, concluye el presidente del colectivo.

Etiquetas