Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Crecida del Ebro

La DGA descarta afecciones graves

Los únicos incidentes registrados son el rescate de cuatro operarios cuya barca ha volcado mientras trataban de afianzar un pontón en Torres de Berrellén.

El Gobierno aragonés no prevé que la crecida del Ebro, que ha entrado en la Comunidad la tarde de hoy, provoque afecciones graves a los habitantes de las poblaciones que se ubican a todo lo largo de la Ribera antes de llegar a Zaragoza, sobre las 20.00 horas de la jornada de mañana.

Según informa el Ejecutivo aragonés en un comunicado, la punta de la crecida ha atravesado la localidad de Novillas con una altura de 6,97 metros y un caudal de 2.100 metros cúbicos por segundo, sin ocasionar problemas graves a la población.

El desbordamiento del río a su paso por esta población ha inundado alrededor de 1.500 hectáreas de campo y ha alcanzado tres casas de la población, aunque no se han previsto en ningún momento la adopción de medidas extraordinarias.

El Gobierno regional asegura que tanto el caudal del río como su altura actual hacen prever que la situación continuará "tranquila" en todo el tramo medio de la ribera del Ebro hasta su llegada a Zaragoza, donde tampoco se prevé que se produzcan afecciones significativas.

A pesar de estos datos, se mantiene todo el dispositivo que se ha habilitado para prevenir cualquier afección derivada de la crecida a los cascos urbanos de las poblaciones ribereñas, cuyo desalojo se ha descartado desde un principio.

Así, tanto los efectivos de Protección Civil, como de los cuerpos de bomberos, Guardia Civil, miembros de la CHE y empleados de la Sociedad Agroambiental Aragonesa (Sarga) continúan trabajando a estas horas para reforzar las motas de seguridad.

Los únicos incidentes registrados son el rescate de cuatro operarios cuya barca ha volcado mientras trataban de afianzar un pontón en Torres de Berrellén, y el desalojo de una docena de familias de una urbanización ilegal en Villafranca de Ebro, próxima al cauce del río.

Tampoco se prevé que la avenida provoque esta noche afecciones en Pradilla de Ebro, dado que la mota de protección, que inicialmente se pensaba afectada por filtraciones, funciona con normalidad.

Tras la reunión mantenida esta noche por el comité de avenidas, el consejero aragonés de Interior, Antonio Suárez, se ha mostrado convencido de que "no va a haber problemas mayores para la población ni habrá que tomar medidas extraordinarias".

En unas declaraciones difundidas por el Ejecutivo regional, Suárez afirma que la previsión para Zaragoza es que la punta de la crecida atraviese la ciudad sobre las 20.00 horas del martes, con unos caudales de 1.900 metros cúbicos por segundo que, a su juicio, no causarán afecciones importantes para la población.

También ha descartado que la crecida origine afecciones unas horas antes en la población de Alagón, debido al agua que se ha perdido en los continuos desbordamientos que se han producido.

A pesar de este mensaje de tranquilidad, los vecinos de las poblaciones que se ubican en la ribera del Ebro se preparan para pasar una noche sin dormir y con la mirada puesta de forma continua en el cauce del río a fin de hacer frente a las posibles afecciones derivadas de una crecida que atravesará las poblaciones durante la próxima madrugada.

Etiquetas