Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Crecida extraordinaria del Ebro

"Como el agua no baje pronto las motas se debilitarán"

Mientras lo peor ha pasado ya en algunos municipios y sus habitantes se dedican a limpiar y valorar los daños, otros esperan con incertidumbre la cresta de la crecida.

Municipios de la ribera del Ebro a su paso por la provincia de Zaragoza
"Hemos pasado la noche intentando controlar las filtraciones"

Novillas: "Inmersos en la operación limpieza"

El municipio de Novillas fue el primero en sufrir la cresta de la crecida del Ebro, que llegó durante la tarde del lunes. El agua cubrió la carretera de las Cinco Villas  hacia el Campo de Borja y se coló por los cimientos de aproximadamente diez viviendas.

Su alcalde, José Ayesa, asegura que el caudal comienza descender y que el agua ha dejado de entrar en las casas: "Ahora toca la operación limpieza y dejar la carretera transitable, aunque la humedad tardará unos días en desaparecer del todo".

Gallur: "Los daños en los campos van a ser bastante fuertes"

Antonio Liz, alcalde de Gallur, localidad que también ha pasado ya el mal trago del punto máximo de la crecida, lamenta los daños "bastante fuertes" en los campos: "Estarán afectados entre el 80 y el 90% de los cultivos". Liz explica además que las viejas piscinas, una pista de tenis, las instalaciones del club de piragüismo y el campo de fútbol quedaron inundados durante la noche y resalta que el agua no llegó, por poco, a las calles de la ciudad: "Lo evitamos gracias a la defensa que preparamos".

Pradilla de Ebro: "Las motas al final se reblandecen"

El nivel del agua se mantiene en Pradilla de Ebro en 7.10 metros de altura, sin hacer amagos de descenso. Los campos de cultivo permanecen inundados y el anuncio de lluvias y nieve no transmite mucha esperanza a su alcalde, Luis Eduardo Moncín: "Suponemos que vamos a estar muchos días con las motas con agua, mientras aguanten no pasa nada pero al final se reblandecen", señala cauto Moncín antes de añadir: "Con el parte meteorológico que dan no sé qué va a pasar esta semana con el río".

Boquiñeni: "Hemos pasado la noche intentando controlar las filtraciones"

Los que sí lo pasaron peor fueron los vecinos de Boquiñeni, ya que a las 6.00 se dieron cuenta de que pasaban demasiadas filtraciones a través de una mota. "Hasta las 3.00 estuvo tranquilo, pero luego temimos que hubiese que evacuar el pueblo y hemos pasado la noche echando sedimento hasta que llegasen los técnicos para valorarlo", relata a toro pasado Miguel Ángel Sanjuán, alcalde del municipio. Sanjuán agradece especialmente la labor ciudadana de contención durante la noche: "La gente se ha volcado y ha ayudado con sus tractores, remolques y palas".

A las 9.30 de la mañana de hoy los técnicos de la CHE han tranquilizado a los habitantes de Boquiñeni al concluir que los daños en la mota no eran lo suficientemente fuertes como para tener que desalojar: "Aún así seguimos con los trabajos y solo tenemos abiertas las calles para que pasen los tractores". Por esta razón, la escuela de Boquiñeni permanecerá cerrada durante la jornada del martes, por precaución ante el constante paso de vehículos de este tipo frente a la puerta del colegio.

Alcalá de Ebro: "No cantemos victoria"

José Miguel Achón, alcalde de Alcalá de Ebro, insiste en mantener la alerta aunque lo peor haya pasado ya: "El río está alto y tenemos que tener mucha precaución con el tema de las fisuras. No cantemos victoria". La cresta de la riada llegó a Alcalá de Ebro durante la madrugada del martes y ahora su alcalde teme que el elevado nivel del agua provoque que una sima se convierta en un sifón, evitando la mota y causando daños mayores.

Cabañas de Ebro: "Seguimos con la incertidumbre"

El agua en Cabañas de Ebro permanece todavía en su máximo nivel después de que siguiese subiendo hasta las 4.00 de la madrugada del martes. Su alcalde, Nicolás Medrano, confiesa su preocupación: "Tenemos la incertidumbre de como se va a comportar todo. El peligro es que el nivel del agua no baje pronto porque ya está todo como un flan". El mayor temor del municipio, donde además ha amanecido lloviendo, es que las constantes filtraciones "fuera de lo normal" debiliten demasiado el terreno y las motas de contención.

 

Zaragoza: "No se prevén afecciones graves"

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha asegurado que no se prevén que se produzcan afecciones "graves" cuando la crecida del Ebro alcance su nivel máximo a su paso por la capital aragonesa, pero ha subrayado que los servicios municipales se mantendrán en alerta.

Ha reconocido, sin embargo, que las mayores dificultades podrían registrarse en el barrio rural de Movera, donde desemboca el río Gállego en el Ebro, pero ha matizado a renglón seguido que no cree que pasen de los efectos de una riada de tipo medio, muy inferior a la de años pasados.

Burgo de Ebro: "Esperamos lo peor para esta noche"

Más allá de la capital, Burgo de Ebro se prepara para recibir la crecida extraordinaria esta noche, después de que el agua haya inundado ya entre 400 y 500 hectáreas de cultivos. Los garages de las viviendas cercanas a la plaza de toros llevan además varios días "con cuatro dedos de agua", según relata el alcalde del municipio, Miguel Ángel Girón.

Girón se muestra preocupado por las pérdidas de los agricultores ya que, según adelantan también desde otros municipios afectados por la riada, "la mayor parte de lo que hay sembrado se pudrirá". El alcalde de Burgo de Ebro aprovecha además para reivindicar la limpieza del cauce del Ebro y afirma: "Cada vez menos metros cúbicos hacen más daño porque el cauce está cada vez más saturado".

Quinto: "Si afecta a la población de Pina de Ebro, entonces nos inundará a nosotros"

 El municipio de Quinto espera el nuevo embiste del Ebro para esta noche, aunque su alcaldesa asegura que, hasta el momento, los daños han sido menores: "Tan solo algunas parcelas han quedado anegadas", especifica Digna Bes.

La alcaldesa explica que la mota está cumpliendo su labor de contención pero que el agua se cuela aún así por algunas filtraciones y sobre todo por los drenajes o 'escorrederos' (que normalmente sirven como desagüe hasta el río pero que al ser el nivel de este más alto, permiten la entrada del agua). Bes puntualiza además que si la población de Pina de Ebro, mucho más cercana al río, se ve afectada, "abrirán las compuertas o 'pajareras' y el agua cubrirá la parte inundable de Quinto, pero no es ningún peligro para la población".

Bes agradece además la labor de Protección Civil ya que asegura que está en constante contacto con el municipio para comprobar si necesitan ayuda.

Etiquetas