Zaragoza

Crecida del río Gállego en Peñaflor

"Nos ha avisado un vecino de lo que pasaba"

Alrededor de 80 personas han sido desalojadas en el barrio rural de Peñaflor debido a la crecida del río Gállego y la filtración del agua a través de la mota rota.

"Nos ha avisado un vecino de lo que estaba pasando"
A. ESCOBAR

Alrededor de 80 personas del barrio rural de Peñaflor han sido desalojadas de sus casas como medida preventiva ante la crecida del río Gállego. La operación, que ha tenido lugar a lo largo de toda la mañana de este domingo, se ha efectuado en las urbanizaciones de Peña Soto Ortíz 1 y 2, cuyas viviendas se encuentran situadas a la orilla del afluente.

Esta inundación se ha debido a las dos roturas existentes en la mota del río, elevación artificial del terreno cuyo objetivo es mantener controladas las crecidas del caudal. Debido a estos daños, el agua se ha filtrado a través de ella durante todo el día, llegando a cubrir parte de la urbanización Peña Soto Ortíz 1, que a mediodía ya estaba completamente vacía.

A lo largo de la mañana todos los vecinos se han marchado a casa de familiares o amigos. Por su parte, el Ayuntamiento de Peñaflor ha habilitado el polideportivo del barrio para todas aquellas personas que necesiten alojarse en él hasta la estabilización de la crecida del río.

Aun así, a finales de la mañana todavía se podía encontrar a algunos vecinos rezagados terminando de recoger sus pertenencias. Entre ellos estaba la familia de de Elena Romero, que pasarán el día en casa de unos familiares de Zaragoza hasta que pase todo. "En la pasada ríada no estábamos aquí y el agua nos indundó toda la casa -explicaban-, por suerte esta vez hemos tenido tiempo de llevarnos lo más importante".

"Nos ha avisado un vecino de lo que estaba pasando", explicaba dos casas más allá Manuel, quien también se apresuraba a coger los objetos más valiosos antes de que la Policía cerrase el acceso a la zona. Y es que como él, son muchas las familias que cuentan con una casa de verano en estas urbanizaciones, que agrupan en torno a 50 viviendas.

El desalojo ha sido coordinado por los Bomberos y la Policía Local, que han estado trabajando desde las 8.00 horas de este domingo. Según fuentes policiales, el paso del agua a través de la mota, que se rompió en la crecida del río del pasado otoño, "podría incrementar los daños de la barrera".

En la actualidad el caudal del río Gállego ha descendido y se ha frenado la filtración de agua a través de la mota.

Etiquetas