Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

"En Valdespartera, las señales de tráfico se respetan poco"

Los vecinos aseguran que, en numerosas ocasiones, los semáforos y las direcciones de las calles ?pasan inadvertidas? para algunos conductores

El tranvía, a su paso por el Paseo de Los Olvidados
?En Valdespartera, las señales de tráfico se respetan muy poco?
T. MARTÍN

Hace tan solo una semana que en el cruce entre la avenida del Séptimo Arte con la calle de Cantando bajo la lluvia se produjo un choque entre un vehículo y el tranvía. Entonces, algunas fuentes señalaron que fue el conductor del coche quien se saltó un semáforo en rojo, mientras otras apuntaban que fue el convoy el que no respetó la señal semafórica.

Sea como fuere, la información suscitó un revuelo en la red, que puso de manifiesto lo que, según algunos vecinos es “habitual” en Valdespartera: “las señales de tráfico apenas se respetan en el barrio”, según apuntan algunos residentes.

Es el caso de Armando Vaquero, para quien “lo raro es que no se produzcan más accidentes”. “Aquí son muy pocos los que respetan las señales de tráfico. El mayor problema es que sobrepasan el límite de velocidad y en según qué calles y avenidas lo de ir a 50 kilómetros por hora parece que no va con ellos”, comenta el zaragozano.

“Yo creo que quien conduce mal y sin respetar las normas lo hace igual aquí que en cualquier otro barrio. El problema es que ahora pasa el tranvía y el peligro se multiplica. Así ocurren situaciones como el choque del otro día. Y no será el último”, asegura Alberto Jonás, que también reside en Valdespartera.

“Por la avenida de Casablanca, por ejemplo, lo de ir a 50 para muchos es un chiste. Y de noche, todavía es peor. Si multaran o lo controlaran como es debido, seguro que algunos conductores andarían con más ojo”, opina Iván Domínguez, vecino del barrio zaragozano.

Pero además de no respetar el límite de velocidad, “tampoco se tienen en cuenta las direcciones de algunas calles”, argumenta Estefanía Lasheras, que vive en Valdespartera “desde hace tres años”. Es el caso de la calle de Gilda, que cuenta con un tramo en sentido hacia el Paseo de Los Pájaros y otro, hacia Quimera de Oro. “El mayor problema es que la mayoría de estas vías son semipeatonales, lo que sirve de excusa para que muchos no respeten las señales de prohibición. En vez de dar la vuelta, van en contradirección y ya está”, dice la joven.

Situación que también destacan desde la Asociación de Vecinos Los Montes de Valdespartera. “Es cierto que en las zonas semipeatonales del barrio hay gente que no respeta los sentidos de las calles. Esto, además del poco civismo de la gente, es porque estas vías tienen los sentidos mal pensados”, apuntan desde el colectivo.

Una problemática que, para Gustavo Marín, “de los primeros vecinos en llegar el barrio”, como él mismo se identifica, “ya no tiene ni comparación” a lo que ocurriría cuando se comenzaron a habitar las primeras casas. “Hace unos años aquí la gente hacía lo que le daba la gana. No sé si sería por que no conocían los sentidos de las calles o cuál era la razón. Ahora la cosa ha mejorado, pero el peligro seguirá existiendo mientras haya conductores que no respeten las señales de tráfico”, concluye Marín.

Etiquetas