Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

"En el Arrabal quedan muchas aceras sin rebajes de bordillos"

La Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal hace un llamamiento ciudadano para acabar con las barreras arquitectónicas del barrio.

Calle de Mariano Turmo, en Zaragoza
"En el Arrabal quedan muchas aceras sin rebajes de bordillos"
T.M.

Según datos estimados por la Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal, “el 70% de las barreras arquitectónicas del distrito ya han desaparecido”. Una cifra importante, pero no suficiente, para los miembros de este colectivo, que han decidido hacer un llamamiento a los ciudadanos, a través de su dirección en Facebook, para conseguir un barrio “totalmente accesible”.

El mensaje en la red social es el siguiente: “Si conocéis algún cruce o lugar del barrio en el que haga falta realizar un rebaje de acera para facilitar el cruce a discapacitados, sillas de bebé, ancianos, carritos compra, etc., comunicadnos el lugar exacto para solicitarlo”.

“De momento, la cosa va bastante bien. Llevamos pocos días con la iniciativa y ya nos han llegado varias quejas”, comenta Rafael Tejedor, presidente de la agrupación vecinal.

“Una de ellas es el bordillo de la calle de Bielsa con el Camino Torrecillas, otra el que hay entre Ricardo del Arco y José María Matheu y la otra entre Mosen Domingo Agudo y la calle de Turmo”, dice Tejedor. “Es curioso, porque en alguna de estas vías, como es el caso de la calle de Matheu, el rebaje está hecho en una parte del cruce, pero en la otra, no”, dice el presidente del colectivo, entidad que, una vez comprobadas las demandas de sus vecinos, las pondrán de manifiesto en la junta de distrito.

“Todo entra dentro de una nueva fórmula de trabajo que pretende lograr la integración del ciudadano, a través de sus aportaciones y preocupaciones, en las comisiones de Urbanismo, Servicios Públicos, Medio Ambiente… Eso sí, siempre que sus quejas cumplan ciertos parámetros. No todo vale”, apunta Rafael Tejedor.

Una iniciativa muy bien acogida por los vecinos del Arrabal. “Me parece muy interesante que nos pidan opinión. El tema de los bordillos debería tenerse más en cuenta, porque los que no están rebajados, en su mayoría, se encuentran en la parte más antigua del barrio, donde más gente mayor reside”, dice Laura Jiménez, que reside en García Arista.

“No estaría de más que arreglaran algunas calles”, comenta Antonio Padillo, mientras camina, bastón en mano, por José María Matheu. “Cuando eres joven, apenas te fijas en estas cosas, pero cuando llegas a mayor le das más importancia al estado de las calles, porque el equilibrio ya no es el mismo”, insiste Padillo. “Lo que también deberían poner, sobre todo en beneficio de quienes van con carros de bebé y en silla de ruedas, es una plataforma baja en las paradas de autobús para facilitar el acceso”, opina María Dolores, mujer de Antonio. Quejas vecinales que, gracias al interés de la Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal, dejarán de convertirse, para muchos, en un gran obstáculo.

Etiquetas